'Uncategorized'

Tuits selectos

Tuits selectos

Tuits selectos

Tuits selectos

Redefinición audiovisual

La llegada de los millennials (personas que hoy tienen entre 20 y 32 años) a la vida adulta e independiente está teniendo un impacto cada vez más notable en el consumo de contenido audiovisual y por lo tanto en el negocio que gira a su alrededor. La TV lineal cede terreno a las alternativas bajo demanda, donde los OTT evidencian que un mundo sin piratería masiva es posible. Esto surge del informe “Los millennials y sus consumos tecnológicos – 2016” realizado por Carrier y Asociados.

Para el segmento de millennials (que hoy representan más de 9 millones de personas en Argentina) la TV abierta de aire perdió total atractivo para ver series y películas. Sólo mantiene el interés de las transmisiones en directo, básicamente deportes y noticias/actualidad. Para varios de los millennials más jóvenes, la TV abierta directamente ya no figura en su radar.

En el caso de la TV paga, si bien responde mayormente al modelo lineal que tiende a ser descartado por esta generación, conserva algunos elementos a su favor. Uno de ellos es estar incorporado a los hábitos de consumo audiovisual, por lo que muchos siguen contratando el servicio un poco por inercia. Por otra parte, en el caso de los proveedores de TV paga por cable, el peso de los combos hace que la diferencia de precio en un producto Internet+TV no sea significativamente superior a contratar únicamente Internet. De esta forma, los combos se convierten un antídoto contra el cord cutting. No obstante, esto no impide que se dé una tendencia a abandonar el servicio entre los millennials mayores, mientras que los más jóvenes directamente no consideran contratarlo cuando se van a vivir solos (cord nevers). Claramente, la TV lineal, sea gratuita o paga, no forma parte de las prioridades de los millennials más jóvenes.

Los servicios OTT, donde Netflix es la referencia obligada, son los favoritos para ver series y películas, sustituyendo tanto a la TV tradicional como al streaming gratuito (generalmente ilegal) y las descargas. Las páginas gratuitas e ilegales suelen presentar problemas que contrastan con la calidad técnica de los OTT, particularmente en el caso de Netflix. Facilidad y calidad a un precio juzgado como adecuado por sus usuarios hicieron que los OTT actuaran de freno contra la piratería. No obstante, ésta no desapareció por completo. Tanto el streaming ilegal como la descarga ilegal fueron quedando como un complemento cuando el material deseado no es ofrecido por los OTT. Adicionalmente, las descargas mantienen su atractivo cuando las conexiones no son lo suficientemente buenas como para hacer streaming (sea legal o ilegal).

Por otra parte, gracias a los OTT, las series se convirtieron en un elemento esencial de la dieta audiovisual, incentivando el binge viewing (o atracones de episodios). Tal es así que las series se han convertido en tema de conversación, lo que incentiva su consumo.

Dentro de las opciones de streaming gratuito y legal, sin dudas que YouTube es el rey. Si bien se consumen contenidos tradicionales como películas, series y documentales, se destaca por contenidos propios de Internet: video virales, de música, trailers (todo estos potenciados por la recirculación en redes sociales) así como contenidos específicos de Youtubers (sobre todo los más jóvenes) y tutoriales. Estos últimos son muy populares, particularmente entre los millennials mayores, que los utilizan para resolver desafíos domésticos cotidianos.

Resumiendo, los millennials establecieron el consumo bajo demanda como LA forma de acceder al contenido audiovisual. Y ofertas como las de Netflix (así como Spotify en el caso de la música) inculcaron el hábito de pagar por contenidos a una generación que se creyó que no sería propensa a hacerlo. Y de paso demostraron que la piratería no es un mal ineludible sino una respuesta a una oferta poco satisfactoria.

Tuits selectos

Depósito de confianza

Pagos móvilesAunque todavía incipiente, el mercado de los pagos móviles es lo suficientemente tentador como para que actores que no son tradicionales del sistema financiero quieran participar de él. Sin embargo, al menos inicialmente, los usuarios argentinos confían más en que la gestión de los pagos móviles sea llevada adelante por las empresas tradicionales del sector (bancos y tarjetas de crédito) en vez de por operadores móviles, proveedores de hardware o cadenas de retail. Esto surge del informe “Usuario de smartphones 2016” publicado por Carrier y Asociados.

 

Gestor de pagos

Con porcentajes de respuestas similares entre los usuarios de smartphones, Bancos y Tarjetas de Crédito se llevan 3 de cada 4 respuestas. La confianza se basa en su know how para proveer el mismo servicio que ya están ofreciendo, aunque con distinta tecnología. La preferencia por los bancos cae en la medida en que desciende el nivel socioeconómico, mientras que las tarjetas de crédito tienen una distribución más pareja.

En una posición intermedia se encuentran las empresas de pagos online, como Mercado Pago o Paypal, mencionadas por el 17% de los encuestados. Éstas tienen mayor aceptación entre los niveles socioeconómicos medios y bajos y entre los millennials. Se trata de segmentos en los que el nivel de bancarización suele ser menor.

A pesar de sus deseos de no quedar fuera de un negocio importante que correrá sobre su infraestructura técnica, los operadores móviles encuentran resistencias. No obstante, su aceptación crece con la edad del usuario, así como en la medida en que desciende el nivel socioeconómico. Adicionalmente, la elección de operadores crece notablemente entre usuarios no bancarizados, donde aparentan tener la mayor oportunidad.

El caso de los fabricantes de hardware es interesante, porque, aunque todavía no funcionan en Argentina, tanto Apple como Samsung tienen sus propias soluciones de pagos móviles. Y si bien funcionan asociadas a actores del mercado financiero, esto deberá ser muy explícito para no generar desconfianza en las mismas.

 

Tuits selectos

Tuits selectos

La mudanza de la voz

En los últimos tiempos Whatsapp se convirtió en sinónimo de smartphone, utilizada por el 99% de los usuarios de estos dispositivos en Argentina. Así, cualquier funcionalidad que ofrezca tiene el potencial de tener un alto impacto en el negocio de los operadores móviles. Esto ya se vio en el uso de los SMS, cuyo volumen cae continuamente desde que Whatsapp comenzó utilizarse. La historia podría repetirse en el mediano plazo con las comunicaciones de voz. En Argentina, 3 de cada 4 usuarios de smartphones utiliza alguna app que permite hacer VoIP, de los cuales el 95% utiliza Whatsapp, lo que equivale a un 70% de los usuarios de smartphones. Esto surge del informe “Usuario de smartphones 2016” publicado por Carrier y Asociados.

No se trata de la única app que permite comunicaciones de voz. También está Facebook Messenger, utilizada por el 24% de los que hacen VoIP desde el celular y Skype, con un 17%. Resulta interesante observar cómo Skype, que durante años fue sinónimo de VoIP (principalmente en la PC), perdió posiciones en el móvil de la mano de apps nativas de los celulares enfocadas en la socialización. Todo un símbolo de los tiempos.

 

 

Evidentemente, y fruto de su tan alta penetración, no hay diferencias significativas en el uso de Whatsapp en función de las distintas variables de corte. Distinto es el caso de Facebook Messenger, con un uso decreciente mientras sube la edad, la inversa de lo que ocurre con Skype.

A pesar de que las comunicaciones de voz vía VoIP se escuchan mejor que las tradicionales y son más cómodas de realizar (especialmente cuando se realizan desde Whatsapp), la gratuidad es claramente la ventaja más destacada, mencionada por 4 de cada 5 usuarios de estos servicios.

El uso de VoIP desde el celular responde no sólo a la existencia de apps que lo permiten. También juega un rol fundamental la amplia disponibilidad de redes inalámbricas capaces, con las 4G creciendo en cobertura y la ubicuidad del WiFi, tanto en hogares como en ámbitos laborales.