'Internet'

La movilidad del e-commerce

El comercio electrónico forma parte de las actividades habituales de los usuarios de Internet en Argentina, con un 70% que alguna vez compró online y un 54% que lo hizo en el último mes. Lo que está cambiando es el mix de dispositivos utilizado para hacer esas compras.

La PC sigue reinando, con un 90% de los usuarios que la utilizan para sus compras. La ventaja de la PC es que generalmente se la utiliza en situaciones más relajadas (todavía mucha gente siente ansiedad al realizar una operación electrónica) y tiene el plus de una pantalla de mayor tamaño que permite ver mejor qué se va a comprar así como toda la información disponible.

No obstante, y de la mano de la masificación de los smartphones (que ya orillan los 30 millones de unidades en uso en Argentina), son cada vez más quienes compran desde el celular. De hecho un 53% de los usuarios argentinos de Internet hizo una compra desde el celular en los últimos 30 días, casi el doble de lo hallado un año atrás.

Si se analizan los datos desde una perspectiva generacional, resulta notable como crece el uso del celular para las compras electrónicas en la medida en que más joven es el usuario. Así, 3 de cada 4 centennials (menores de 25 años) que hace compras electrónicas realizó algunas desde el celular, frente a tan solo el 17% de los baby boomers (de 55 años o más).

Por otra parte, la PC como dispositivo para compras electrónicas tiene una tasa de uso similar en todos los segmentos etarios, con excepción de los centennials, quienes las usan en menor medida que el resto, algo que ocurre no sólo para las compras. Un indicador más de que el mundo que viene será cada vez más móvil.

La evolución de los pagos

No hay dudas de que las compras online son cada vez más habituales en Argentina y con ellas la multiplicación de los medios de pago. No obstante, de la evolución en la utilización de cada uno de éstos, se puede observar los reacomodamientos que se fueron produciendo.

Claramente, el uso directo de la tarjeta de crédito es la forma más popular de pago, aunque parece haberse estancado en un uso de aproximadamente 2 de cada 3 usuarios de Internet en Argentina. En esto puede haber influido la rápida adopción del pago con tarjeta de débito, que arrancó en 2017 y que hoy es utilizada por el 30% de los compradores online. Una forma de pago que acercó al comercio electrónico también a quienes no disponen de una tarjeta de crédito.

Justamente, el crecimiento de las tarjetas de débito influyó para un descenso constante del uso de puntos de pago en efectivo como Rapipago o Pago Fácil.

Por su parte, los pagos bancarios, vía transferencia electrónica o depósito, se mantuvieron estables. Quizás porque son la forma de cobrar para quienes no venden regularmente o no disponen de cuentas en plataformas como Mercado Pago o Todo Pago que les permitirían aceptar tarjetas de débito o crédito.

Nublado

Lejos quedaron los tiempos en que teníamos toda nuestra información en un único equipo. Hoy, con la multiplicación de dispositivos por persona y las facilidades para conectarse con banda ancha tanto en forma fija como móvil, la forma de utilizarla a cambiado. Tal es así que un 71% de los usuarios de Internet en Argentina almacena información en la nube. Esto surge del informe “Tecnología en el hogar – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

El uso de la nube se da más entre millennials y tiende a la baja en la medida en que lo hace el nivel socioeconómico. El desconocimiento de este servicio se manifiesta en mayor medida en los extremos etarios.

En cuanto a la nube utilizada, la relevancia de Google (tanto por sus servicios vía web como por el mayoritario uso de Android) se manifiesta con Drive como el servicio más popular, ocupando el primer lugar con el 81%. En distante segundo lugar está OneDrive, de Microsoft, que hoy es parte integral de Windows 10, con un 44%. Luego viene el pionero, Dropbox (32%) y más lejos, iCloud, de Apple (13%), impulsado por el uso del iPhone, iPad y Mac.

El uso de Google Drive crece en la medida en que desciende la edad. Desde una perspectiva socioeconómica, Drive desciende con el NSE, a la inversa de lo que sucede con iCloud y Dropbox, mientras que OneDrive tiene un uso parejo.

Queda claro que no sólo el dólar anda por las nubes. También nuestros datos.

La mutación de la TV

Con las postergaciones para dar DTH (que ya a esta altura está dejando de ser cada vez más una alternativa viable) y considerando el consumo creciente en Argentina de servicios de video OTT (técnicamente SVOD o Subscription Video On Demand), el panorama del negocio de la TV está por modificarse.

Ante los tiempos que demanda el despliegue de sus redes de fibra óptica que necesitan para ofrecer servicios convergentes, tanto Movistar como Claro evalúan salir al mercado no sólo con productos del tipo IPTV sobre la fibra sino también lanzar un producto OTT que podrán ofrecer a sus otros clientes (principalmente los móviles y los de ADSL en el caso de Movistar y los móviles en el de Claro). De esta forma, podrán competirles a los proveedores de TV paga (cableras como Cablevisión-Telecom, Telecentro, Supercanal y otros), montados sobre sus redes de mayor capacidad.

Se presenta así un panorama interesante. Por un lado, el consumo de servicios de video OTT ya es algo bastante habitual. De hecho, 3 de cada 4 usuarios de Internet en el país consume alguno, frente a sólo un 11% que lo hacía 5 años atrás. Si bien estas cifras no necesariamente hablan de abonados, sí es relevante por tratarse de un hábito ya instalado.

Adicionalmente, un servicio de TV OTT le permitiría, tanto a Movistar como a Claro, tener un producto que se potenciaría por su importante base de usuarios de celulares, muchos de los cuales consumen en sus hogares productos de banda ancha y/o TV de otros proveedores. Una ventaja que los cableros no tienen a pesar de tener varios productos OTT (Flow, Telecentro Play, etc.) ya que son menores sus perspectivas de ser atractivos si son utilizados sobre redes ADSL o inalámbricas de menor capacidad que las de HFC de los cableros. En otras palabras, las telcos móviles tienen más chances de avanzar sobre las redes de sus competidores que a la inversa.

En cuanto a los productos OTT que podrían lanzarse, no necesariamente hay que pensar en ellos como TV tradicional. No debería descartarse que en vez del clásico modelo con una oferta muy amplia y variada de contenidos (como ofrece la TV paga tradicional, más allá de los paquetes premium) se opte por uno con ofertas de canales más segmentadas, con paquetes de deportes, cine, series, actualidad, etc. Un tipo de oferta más acorde a los tiempos de hipersegmentación actuales. Una variante del “pago por uso”.

De confirmarse, se trata de la llegada definitiva a la TV del modelo que tanto éxito le dio a Internet: la separación de la red de los contenidos. Un modelo que no sólo habilita la competencia en contenidos más allá de los confines de la red propia, sino que también permite una adopción más rápida y menos costosa, al no haber procesos de despliegue de nuevas redes ni costos de instalación. Algo que podría verse con fuerza en el 2019.

Atracción por las cosas

A pesar de ser una realidad apenas incipiente, entre los usuarios de Internet en Argentina se observa una buena predisposición para la adopción de objetos inteligentes conectables bajo el paraguas del Internet de las Cosas (IoT). De hecho, un 94% de éstos expresan su interés por el IoT en diversos usos. Esto surge del informe “Tecnología en el hogar – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

Si bien las aplicaciones del IoT son casi infinitas, agrupadas por rubros los que lideran en el interés de los usuarios son seguridad en el hogar (80%), automóvil (72%) y salud (70%). Detrás, y no muy lejos, quedan otros que hacen a la comodidad, como control por voz, electrodomésticos inteligentes o soluciones para el confort en el hogar.

Es interesante observar que los dispositivos para el control médico (salud) resultan claramente más atrayentes en los niveles socioeconómicos bajos así como en las localidades chicas. Un atractivo que puede estar vinculado a un menor acceso físico a profesionales o centros de salud más complejos.

A pesar de su atracción, en la percepción general sobre el IoT emerge como principal contra que estas soluciones son consideradas como muy costosas por el 88% de los entrevistados.

En definitiva, si bien se trata de una tecnología incipiente, es notable la buena aceptación obtenida a priori aunque debe madurar para alcanzar valores más compatibles con productos masivos para lograr el despegue que se insinúa.

La banda más ancha

Su mayor capacidad y su habitual combinación con servicios de TV paga hicieron que la tecnología de acceso a Internet por cablemódem, presente en el 52% de los hogares argentinos conectados, desplazara del primer lugar al ADSL que lo hace en el 38% de los casos. Esto surge del informe “Tecnología en el hogar – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

Con un mayor consumo de datos en el hogar resultante de un creciente tráfico de video (vía YouTube, Netflix, Facebook y otros) y la multiplicación de dispositivos conectables, el deterioro del mercado de ADSL se acelera, propiciando la migración hacia alternativas de mayor capacidad. Adicionalmente, un combo de banda ancha y TV es más seductor que el de banda ancha y telefonía, un servicio en retracción, que ofrecen las redes ADSL. Esto se ve reflejado en la pérdida de abonados registrada en los ISP con esta tecnología, que se mantendrá tanto por el impacto del cablemódem (con los grandes proveedores ganando clientes) como por la propia sustitución por fibra (como es el caso de Movistar y previsiblemente de Telecom en las zonas no cubiertas por Cablevisión).

Por su parte, los accesos inalámbricos (6%) son más habituales en el Interior, con una penetración que crece en la medida en que las localidades a servir son más pequeñas. Es natural que esto suceda ya que el despliegue de redes hasta el hogar es más caro medido por cliente cuando baja la densidad de hogares en un área geográfica determinada.

En cuanto a la conectividad a Internet únicamente a través del celular (6% de los entrevistados), es notablemente más alta en los hogares jóvenes, donde el porcentaje se duplica para llegar al 12%. Esto tiene que ver con un modo de vida más nómada combinado con que, en determinadas situaciones, es preferible económicamente consumir más Gb en un mismo abono que pagar por un acceso adicional. Por otra parte, las redes móviles en ciertos casos tienen más capacidad que las fijas (sobre todo si son inalámbricas). Esto influye para que sea mayor la proporción de usuarios “sólo móviles” en la medida en que la localidad es más chica (y por lo tanto, con mayor tendencia a un ISP inalámbrico de velocidades claramente inferiores).

La fibra óptica muestra un fuerte crecimiento para llegar al 3%, aunque partiendo de una base baja (1% en 2017). La fibra tiene mayor presencia en el AMBA donde tanto Claro como Movistar aceleraron sus despliegues en el último año, al igual que Iplan y algunos operadores medianos y pequeños del interior del país. No obstante esto último, su penetración es claramente más alta cuanto más grande es el centro urbano.

En línea con el avance de la tecnología cablemódem y del retroceso de la ADSL, a la hora de los combos el de banda ancha y TV ganó posiciones (5 puntos) mientras que el ahora menos atractivo banda ancha y telefonía fija descendió (12 puntos). Paralelamente, el combo Triple Play (banda ancha, TV y teléfono fijo) subió 7 puntos, aunque quizás el teléfono fijo sea el servicio menos atractivo de los tres. Los combos con TV, además del servicio per se, implican la existencia de una red de cablemódem, más capaz que la de cobre ADSL. Capacidad que es necesaria para el creciente consumo de video a través de Internet.

Finalmente, un 15% de los hogares relevados contrata únicamente el servicio de banda ancha de su ISP. Un valor similar al encontrado un año atrás.

Inteligente y popular

Si bien el escenario tecnológico residencial en Argentina sigue dominado claramente por la PC y el smartphone, omnipresentes en los hogares con usuarios de Internet, en los últimos tiempos se registró un importante avance del Smart TV. PCs y smartphones ya tienen una penetración total en los hogares de los usuarios de Internet, mientras que los Smart TV pasaron de un 57% a un 72% tan solo en el último año. Esto surge del informe “Tecnología en el hogar – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

Este crecimiento se vio impulsado no sólo por el efecto Mundial, que cada cuatro años genera un pico de ventas en el mercado de televisores, sino también por el fenómeno OTT, con Netflix y YouTube a la cabeza, como fuente de entretenimiento audiovisual a consumir desde el televisor. Así, la Smart TV ya se convirtió en el 3º dispositivo conectable en penetración en hogares detrás del smartphone y la PC y es el 1º en cuanto a los equipos para el consumo de streaming, desplazando a la PC.

Se conforma así una suerte de círculo virtuoso entre banda ancha, OTT y Smart TV. Los servicios OTT impulsan la adopción de Smart TV. Éstas impulsan a su vez el consumo de productos de banda ancha de más capacidad así como la adopción de servicios OTT, y vuelta a empezar.

Por el momento, esta mayor demanda por capacidad de los accesos de banda ancha se ve reflejada en el avance de las conexiones de cablemódem de las redes de la TV por cable que, con un 50% de participación sobre el total de los accesos a Internet, han desplazado a las hasta ahora más populares, pero menos capaces, conexiones de ADSL de las redes telefónicas, que alcanzan el 44%, según los datos para el 1º trimestre 2018 publicados por el Enacom. En definitiva, con o sin TV, las telcos deben acelerar el despliegue de fibra óptica al hogar para seguir siendo relevantes en el mercado de acceso.

Academias YouTube

Esta semana se conocieron algunas cifras de YouTube, siendo la que ganó los titulares que diariamente se consumen 180 millones de horas desde pantallas de televisión. Pero también el post en el blog de Google menciona cuáles son los contenidos más populares de esta plataforma y que se replican también en Argentina.

Como viene sucediendo en los últimos años, los videos musicales conforman la categoría de contenido más consumida en YouTube, pero también se destacan los tutoriales, visualizados por el 71% de los usuarios de Internet en Argentina. Esto surge del informe “Internet y Consumo Audiovisual – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

Casi la mitad de los usuarios argentinos vio algún video de un tutorial en YouTube en la última semana, relación que sube al 70% si se toma el último mes. Dentro de la categoría “tutoriales” se pueden encontrar videos sobre cómo hacer arreglos, recetas de cocina, configurar smartphones, sortear un nivel en un videojuego y muchísimos temas más.

El consumo de tutoriales crece mientras desciende el nivel socioeconómico (está caro para llamar a un plomero para cambiar un cuerito) y se da con más frecuencia entre millennials (25 a 34 años) y generación X (adultos entre 35 y 54 años) así como un poco más entre mujeres que entre hombres.

Es por esto por lo que cada vez es más frecuente, cuando se pregunta cómo hacer algo, que la respuesta sea: “buscalo en YouTube”.

Temporada de rebajas

A pesar de que la DTH deberá esperar, actualmente las telcos están habilitadas para dar servicios de TV a través de sus redes terrestres (algo que ya está haciendo Claro a modo de prueba a través de su fibra óptica y que Movistar anunciaría durante esta segunda mitad del 2018). Sin embargo, con o sin DTH, el escenario competitivo para los ingresantes a la TV paga no será sencillo. Poco más de la mitad (56%) de los usuarios argentinos de Internet que actualmente son abonados de TV paga espera propuestas alternativas con mejores precios para migrar de su proveedor actual. Esto surge del informe “Internet y Consumo Audiovisual – 2018” realizado por Carrier y Asociados.

Esta cifra marca que será difícil para los entrantes imponer un producto similar sin un incentivo económico. Lo interesante será ver si el mensaje es “yo soy más barato” o “mirá cuánto de más te están cobrando” cuando salgan formalmente a ofrecer sus productos de TV.

Adicionalmente, el tema económico también está presente en el 20% que afirmó que cambiaría ante una oferta paquetizada que incluya celulares. Algo que explica el interés de los operadores sin servicios móviles en su oferta por poder disponer de los mismos.

El 24% que afirma que no cambiaría ante la aparición de nuevos operadores puede ser visto como parte del núcleo duro de la TV paga actual. Están satisfechos y no se sienten atraídos por nuevas propuestas. Este valor crece en la medida en que desciende el nivel socioeconómico.

Finalmente, el 20% que cambiaría ante una propuesta similar, más que una intención de migración lo que denota es un cliente insatisfecho con su proveedor actual. No cambiaría por la propuesta sino simplemente por provenir de un proveedor distinto. En este punto, los hogares jóvenes son los de opiniones más extremas. Están los satisfechos, sin intención de cambio, y el resto que descarta opciones de seguir con el servicio aún con menor precio, combo o simplemente con otro proveedor. Es lógico. Se trata del segmento más propenso a la baja.

Facebook y la privacidad

Con el affaire Facebook-Cambridge Analytica, muchos creyeron que se derrumbaría la red social, con usuarios celosos de su privacidad, borrando sus cuentas fogoneados por la campaña “Delete Facebook” y las abundantes críticas que llegaron desde distintos medios de comunicación. Pero nada de eso sucedió, al menos no en Argentina. En todo caso, sí hubo un llamado de atención para que los usuarios se propongan ser más cuidadosos con sus seteos de privacidad.

Un 47% de los usuarios argentinos de Facebook seguirán utilizando la red social de la misma forma, mientras que otro tanto, 48%, afirma que será más cuidadoso en relación con la privacidad. Apenas un 5% sostiene que dejará de usarla (aunque al momento del relevamiento, seguía haciéndolo…).

Un dato que marca que no todos los jóvenes son iguales es que mientras los millennials (25 a 34 años) son quienes más manifestaron que seguirán utilizando Facebook como siempre (61%), los centennials (hasta 24 años) son quienes más se inclinaron por ser más cuidadosos (54%), al tiempo que también se destacan por ser quienes más expresaron su intención de dejar de usar esta red (8%). En estas respuestas juega también que Facebook es una de las redes favoritas del 50% de los millennials contra sólo el 14% de los centennials, más atraídos por Instagram (que también es de Facebook, vale recordarlo).