Cumpliendo 17

En el día de hoy, el 14 de junio, se cumplen 17 años desde la primera edición de Comentarios. Como todo aniversario, es un buen momento para mirar hacia atrás y también hacia adelante.

Los inicios de Comentarios fueron en tiempos difíciles. No sólo por la obviedad de lo que significaba la crisis del default en 2002, sino también porque el contraste era aún mayor para una industria tecnológica global que había crecido hasta hacer estallar la burbuja. El sector tecnológico local acusaba entonces un doble impacto causado por un factor interno y otro externo. Eran tiempos de necesidad de catarsis, tanto de quien escribía como de quienes leían. Y fue así como poco a poco Comentarios comenzó a ganarse un lugar, muy segmentado, dentro del universo de publicaciones locales que cubren la temática tecnológica.

 

Prólogo de la primera edición de Comentarios, el 14 de junio de 2002

 

Desde sus inicios, se apuntó a presentar información con un agregado de opinión. La idea era que la información pura es (o debería ser) similar de un medio a otro. La opinión, no. Y así, buscaba su diferenciación. Más allá del concepto que se tenga respecto de esa opinión, no hay dudas de que es un rasgo característico que se mantuvo a lo largo de estos años. Así como la información original de nuestros propios estudios.

 En términos tecnológicos, 17 años no es una vida. Son varias generaciones. Eran tiempos donde Internet era todavía predominantemente dial up y, por impacto de la crisis, favorecía la expansión de los proveedores “free”. La banda ancha recién comenzaba a ofrecerse y era sólo fija, pero un abono de 256 Kbps costaba US$ 120 de aquellos tiempos (US$ 170 dólares a valor actual considerando la inflación en esa moneda). Hoy se puede tener (según la ubicación), 200 Mbps vía fibra óptica a US$ 38 y servicio 4G por US$ 6,5 mensuales. Este abaratamiento que acompañó una mejora del servicio produjo una masificación en el acceso a la infraestructura que fue vital para determinar qué hacemos hoy en Internet y qué haremos en el futuro.

En materia de celulares, había apenas algo más de 6 millones de líneas, que equivalen a 1/10 de la cantidad actual. No había Internet móvil, ni smartphones, ni apps. Y mucho menos se hablaba de miles y miles de dispositivos conectados por km² como se hace hoy con el incipiente 5G. El servicio móvil pasó de ser uno bastante acotado y elitista a ser uno decididamente masivo. Quizás el más.

Google existía como buscador, pero todavía no era una empresa que cotizara en bolsa. YouTube no era siquiera un proyecto, por lo que no había videos de gatitos. No se pensaba que algún día dejaría cuantiosos datos personales en redes como Facebook, cuyo manejo fue en el mejor de los casos laxo. Todavía no habían estallado los SMS como para pensar en un Whatsapp. El celular era para hablar y punto. Instagram y Twitter hubieran sido muy difíciles de explicar en ese entonces. El paisaje de Internet era radicalmente distinto. Quedaba todavía una esperanza de un mundo interconectado mejor y no el temor por otro con odios y mentiras a gran escala de rápida difusión. Interactuar con las voz con algún dispositivo era digno de historias de ciencia ficción.

La PC estaba en el centro de la vida conectada, sin la sombra del smartphone. Eran tiempos en que se estaba produciendo la revolución de las portátiles, que llegarían años después (en el 2010) a ser el formato más vendido. Hoy a nivel global se vende casi el séxtuple de smartphones (1.400 M) que de PC (260 M) evidenciando claramente cuál es el dispositivo central en la conectividad de las personas.

Desde una perspectiva país, las distintas políticas a pesar de dejar que desear en varios casos, no alcanzaron para detener un crecimiento (en líneas móviles, conexiones de banda ancha, capacidad de las mismas, acceso a dispositivos) que quizás podría haber sido más acelerado, pero claramente era irrefrenable. Así y todo, la política siempre se ve tentada a mostrar estos avances como méritos propios y no de la dinámica del sector.

En todos estos años hubo decisiones (u omisiones) que claramente atentaron contra un mayor desarrollo. Se vio en los niveles de competencia, con servicios impedidos según el origen del actor o al no habilitar recursos técnicos (frecuencias, apertura de cielos, facilitación de despliegues) que hubieran impreso un mayor dinamismo al sector. Incluso cuando se quiso controlar o reducir la relevancia de distintos actores se optó por el camino normativo, de difícil aplicación y no el de la competencia (equilibrada) que hubiera sido más eficaz y no hubiera postergado una competencia más intensa por casi una década. Pero cómo será la dinámica del sector que hoy, en un país en recesión y luego de una fuerte devaluación, todavía se sigue avanzando, desplegando fibra, lanzando nuevos productos de TV, mejorando la capacidad y cobertura de las redes, tanto fijas como móviles. Si la economía hubiera sido normal (ni siquiera buena), el sector tendría actualmente un enorme dinamismo.

Así estamos hoy. En un escenario donde la conectividad a Internet se convirtió en un servicio esencial, tal como lo demuestra su adopción masiva. Y si bien el sector tiene una dinámica propia, lo que se haga o deje de hacer desde el Estado incidirá en la velocidad de los despliegues y en la accesibilidad de los productos y servicios tecnológicos. Todavía queda mucho terreno por avanzar. El desafío continúa y allí estará Comentarios haciendo su aporte.

Personal 2019

4G itinerante

Buscando acelerar la cobertura de los servicios 4G, el gobierno dictó esta semana la resolución 865/2019 que obliga a los operadores móviles a “celebrar acuerdos de itinerancia automática nacional u otras soluciones técnicas alternativas de compartición de infraestructura, para la prestación de sus servicios en los corredores viales y las localidades de entre quinientos (500) y diez mil (10.000) habitantes”. Para ello da un plazo de 30 días para firmar los acuerdos respectivos y 180 días para que los servicios estén operativos. El espíritu de la norma es lograr que en todo lugar donde haya una antena exista cobertura de los tres operadores móviles nacionales. De esta forma, se mejora la disponibilidad de los servicios 4G, independientemente del operador.

En la práctica, esta resolución introduce un cambio en las condiciones de despliegue de 4G establecidas por el pliego licitatorio de 2014, que exigía que cada operador tuviera infraestructura propia en cada rincón del país, sin tener en cuenta la razonabilidad económica de superponer redes en localidades de baja demanda. Afecta a las etapas 4 y 5 previstas originalmente, donde la 4 era para localidades de entre 10 mil y 3 mil habitantes y la 5 llegaba hasta aquellas con más de 500, además de corredores viales específicos. La medida busca así combinar los objetivos del gobierno, que quiere llegar a fin de año con una cobertura de 4G del 93% de la población, y de los operadores, que deben cumplir con las metas de despliegue, aplazadas por la no disponibilidad inmediata del espectro subastado.

Se viene ahora un período de negociaciones entre los tres operadores en el cual deben identificar las zonas en las que no hay presencia física de los tres y el precio que fijarán por el uso de esa infraestructura. También deberán dirimir quién se hace cargo de desplegar la red en las zonas aún no cubiertas por ninguno. Aquí jugará un rol central Claro, quien, por razones históricas, tiene una mayor cobertura en todo el Interior del país.

El precio que se acuerde entre los operadores deberá ser de equilibrio. Si es muy bajo, el poseedor de una red no querrá ofrecerla para habilitar competencia en su área de cobertura sin recuperar sus costos. Si es muy alto, tendrá más sentido desplegar red propia que hacer roaming. En otras palabras, debe haber balance entre precio e inversión así como en la carga por el despliegue de red.

De todos modos, hay que ser cautos. Según la titular del Enacom, a fines del 2018, la cobertura de 4G era del 58% de la población. La meta del 93% es ambiciosa porque cuanto más alta es la cobertura, más cuesta alcanzar cada punto adicional de la misma. Pero la esperanza es lo último que se pierde.

MPlay Movistar

Tuits selectos

  • Facebook suspende la pre instalación de sus apps en equipos Huawei. Un celular sin Facebook, puede ser. Pero sin Whatsapp? reuters.com/article/us-hua…
  • Rusia iría camino a repetir el Gran Firewall de China, bloqueando los principales servicios de VPN que permiten a los usuarios llegar a sitios prohibidos. Los años pasan pero las mañas quedan gizmodo.com/russia-plans-t…
  • La TV paga crece en suscriptores a nivel global pero disminuyen sus ingresos. Los más afectados en sus ingresos son los mercados que ya están dando la vuelta, como USA, Canadá o el RU, pero crecen China e India, donde el ingreso por usuario es menor revistasenal.com/tv-paga/la-tv-…
  • Preocupados por las prohibiciones a Huawei, desde Google advierten que podría empeorar la seguridad nacional de USA. Y también que están perdiendo negocios, digamos todo ft.com/content/3bbb6f…
  • Interesante como, en tiempos de fake news, se puede alterar lo que una persona dice en video sin que se note. Ya no se puede confiar en nada… vía @Gauyo youtube.com/watch?v=0ybLCf…
  • La oficina que prepara y luego supervisa el presupuesto federal de los USA (OMB) pidió postergar por 2 años la prohibición de usar Huawei en el Estado y sus contratistas. No todo es tan simple y directo mobileworldlive.com/featured-conte…
  • Según Speedtest, Argentina figura 4ª en Latam en velocidad promedio de 4G aunque 1ª en el porcentaje de mejora anual speedtest.net/insights/blog/…
  • Para reducir su dependencia en proveedores externos, Apple negocia la compra de la unidad de modems 5G de Intel. Sería raro que no se concrete por los intereses de los dos mobileworldlive.com/featured-conte…
  • Sería interesante saber en cuánto influyó el límite a las notas gratis que establecieron tanto Clarín como La Nación en este baja en los visitantes a sus ediciones online infobae.com/sociedad/2019/…
  • Interesante artículo para entender cómo la interrelación de proveedores afecta a Huawei luego de la prohibición de los EE.UU. y cuál puede ser el resultado economist.com/business/2019/…
  • Huawei le pide a Verizon el pago de US$1 millardo (mil millones) por licencias de 230 patentes. El imperio contraataca reuters.com/article/us-hua…
  • En coincidencia con las masivas protestas en Hong Kong, Telegram fue víctima de ataques de DDoS y sostiene que los mismos se originaron en China businessinsider.com/telegram-blame…
  • En 2 meses desde su lanzamiento, Corea del Sur ya tiene 1 millón de abonados a 5G. Un posicionamiento silencioso mobileworldlive.com/spanish/corea-…
  • Huawei comenzó a registrar “Hongmeng” como la marca de su sistema operativo en diversos países. El plan B por si no se soluciona el tema Android mobileworldlive.com/featured-conte…
  • Mercado Libre superó a Twitter en valuación. También a Spotify o Xiaomi. ¿Califica como “campeón nacional”? iproup.com/startups/5360-…
  • Los clientes de Movistar podrán ver todos los partidos de la Copa América 2019 en forma gratuita (vía TyC Sports), a través de Movistar Play. Un pequeño gran paso en la inclusión de deportes en los servicios OTT puros app.embluemail.com/Online/VON.asp…
MPlay Movistar

El precio del acceso

Cada vez más, el acceso a Internet se está convirtiendo en un servicio básico, cercano en su relevancia a la electricidad o el agua, estando presente en prácticamente la mitad de los hogares argentinos. En un relevamiento de los productos de acceso a Internet ofrecidos, el precio promedio (considerando precios de lista y no precios con descuentos promocionales) resultó ser de $ 1.473 finales (aproximadamente US$ 31), un 36% más que en septiembre 2018, por encima del 29% de inflación registrado durante el mismo período. Esto surge del informe “Oferta de Internet fija en Argentina – 2019” realizado por Carrier y Asociados.

En las localidades más chicas (menos de 100 mil habitantes) el precio promedio de los productos ofrecidos de $ 1.668 resultó ser el más alto, a pesar de contar con productos de inferior calidad (es donde mayor oferta de conectividad inalámbrica existe). Este valor es un 34% mayor que el hallado en las localidades grandes (más de 500 mil habitantes). En esto influye que en éstas se detectó un mayor nivel de competencia, lo que tiene su correlato también en una oferta de tecnologías más eficientes para la conectividad.

 

 

Por tecnología, el mayor precio promedio corresponde a la tecnología de cablemódem y el más bajo a la de ADSL, aunque también hay una diferencia importante en cuanto a capacidades. Pero como el precio por sí solo no es un indicador completo, resulta interesante observar las variaciones por Mbps ofrecido. Así, el precio más bajo por Mbps lo obtiene la fibra óptica ($ 40), menos de la mitad de quien le sigue, el cablemódem ($94). En el otro extremo, más allá de la tecnología satelital ($ 367) está la inalámbrica ($ 260) que es además la que mayor oferta tiene.

Personal 2019

Identifíquese

Aunque todavía vigentes y populares, los accesos mediante usuario y clave son claramente cosa del pasado. Tanto por falencias técnicas que permiten vulnerar bases de datos de usuarios/claves así como una mayor capacidad de cómputo disponible que posibilita a los hackers hacer grandes números de intentos. A lo que hay que sumar el factor humano (claves evidentes y fácilmente deducibles, claves anotadas en un papel o ¡peor! pegadas al monitor con un postit). Y la “solución” del cambio periódico y obligatorio, más allá de ser tedioso para el usuario (ya no alcanza con una palabra sino que debe incluir caracteres especiales, números, mayúsculas y no debe haberse usado previamente) es “vieja y obsoleta”, según la propia Microsoft.

Por todo esto, y más allá de técnicas como el doble factor que aumentan la seguridad de un simple usuario/clave, de la mano de los celulares se ha avanzado mucho con los sensores biométricos. Éstos se basan en la identificación de características físicas del usuario como huella digital, rostro o hasta el iris del ojo. Y si bien los sensores biométricos existen para distintos tipos de dispositivos, son los celulares quienes los están popularizando, sentando las bases para que sirvan como método de identificación que vaya más allá del propio dispositivo para poder ser también la puerta de acceso a distintos servicios.

Argentina no está al margen de este avance. Durante el 2018, un 45% de los smartphones ingresados al mercado argentino incluyeron algún tipo de sensor biométrico, según surge del informe “Mercado celular argentino 2019” elaborado por Carrier y Asociados.

La tecnología más difundida es sin dudas el lector de huellas digitales, el cual fue una característica presente en todos ellos. Pero además, algunos modelos contaron con un segundo sensor, como el 10% que sumaba el reconocimiento facial y un 1% scanner de iris.

 

 

La difusión de los sensores biométricos es interesante no sólo como medio de logueo para poder utilizar un dispositivo determinado sino también como forma de acceso a servicios, como ya lo hacen algunas apps del sector financiero, como bancos y billeteras electrónicas, independientemente de que sumen un segundo factor como el token. Y nuestra vida será (un poco) más fácil.

Personal 2019

Tuits selectos

Primero fueron los lectores de huella debajo de la pantalla. Se viene ahora la cámara frontal escondida detrás de la pantalla https://twitter.com/oppo/status/1135393369113280512

En 2018, España aumentó en un 50% su inversión en contenido audiovisual. El 77% del total fue destinado a series, las reinas del momento. Allí, los prestadores de servicios audiovisuales deben aportar el 5% de sus ingresos a financiar obras audiovisuales https://revistasenal.com/contenidos/espana-aumento-su-inversion-en-obra-audiovisual-en-mas-de-un-50.html …

160 mil argentinos trabajan para plataformas digitales (Zolvers, Uber, Cabify, Glovo, Rappi, Mercado Libre, etc). Que sólo un 55% haga aportes previsionales indicaría que hay que adaptar el sistema a las nuevas modalidades laborales https://www.iproup.com/economia-digital/5055-banco-cuenta-fintech-Mas-de-160-000-argentinos-trabajan-en-plataformas-digitales …

Amazon estaría interesado en Boost, una marca prepaga de Sprint (que debería desinvertir si le aprueban la fusión con T-Mobile) para convertirla en un OMV. Incluso, podrían estar interesados en comprar espectro https://www.reuters.com/article/us-sprint-corp-m-a-t-mobile-amazon-com-e/exclusive-amazon-interested-in-buying-boost-from-t-mobile-sprint-sources-idUSKCN1T02OV …

Este gráfico animado de los 10 videos más vistos de Youtube entre 2006 y 2019 muestra claramente como la música se convirtió en un contenido dominante en video https://youtu.be/NihM746-Msw

Los anuncios de Apple antes era noticia por sus avances tecnológicos. Ahora lo son por sus exorbitantes precios. Simbólico https://www.infotechnology.com/online/Los-anuncios-de-Apple-que-nadie-se-banco-que-paso-20190604-0003.html …

Las inversiones necesarias para 5G podrían volver a ensanchar la brecha tecnológica entre América Latina y EE.UU/Europa/Asia en materia de móviles https://www.mobileworldlive.com/m360-latam19-news/telefonica-exec-admits-difficulty-justifying-5g-spend/ …

Samsung recorta su producción en China. La presión competitiva de marcas locales (Huawei, Xiaomi, Oppo y otras) más el renacer patriótico allí como consecuencia del conflicto con USA la llevarían a apuntar a lo que resignaría Huawei internacionalmente https://www.mobileworldlive.com/devices/news-devices/samsung-cuts-chinese-device-production-again/ …

IDC revisó sus números para el mercado mundial de smartphones y ahora más que duplicó la caída esperada, que pasó de 0,8% a 1,9%. El 2019 pinta duro https://www.silicon.es/parece-que-los-envios-de-smartphones-caeran-en-2019-mas-de-lo-que-se-creia-2397565 …

Los números del market share de la TV paga en Latam. Claro el de más abonados. AT&T (DirecTV) el de mayor facturación https://revistasenal.com/tv-paga/se-consolidan-los-gigantes-de-tv-de-paga-en-iberoamerica.html …

Quienes usan Google Trips deben preparase para despedirse de la app que sólo será un recuerdo a partir del 5 de agosto próximo. Salvo para las apps más populares (Gmail, YouTube, Maps), mejor mantenerse lejos de Google. Más tarde o más temprano cerrará https://arstechnica.com/gadgets/2019/06/this-weeks-dead-google-product-is-google-trips-may-it-rest-in-peace/ …

MPlay Movistar

La fibra busca su lugar

En momentos en que las demandas por capacidad de las redes fijas crecen notablemente de la mano principalmente del mayor consumo de video así también como de más dispositivos conectados simultáneamente, silenciosamente crece la oferta de conectividad a través de la fibra óptica hasta el consumidor. De hecho, un 9% de los ISP ofrecen únicamente productos de fibra, valor que asciende al 18% cuando se consideran también los ISP que ofrecen adicionalmente productos con otras tecnologías. Esto surge del informe “Oferta de Internet fija en Argentina – 2019” realizado por Carrier y Asociados.

A diferencia del resto de las tecnologías (cablemódem, ADSL, inalámbricas y satelitales), los accesos de fibra óptica tienen una oferta pareja en localidades de distintos tamaños y ubicación geográfica. Esto es así porque no sólo están las redes de fibra de los grandes operadores (Movistar y Claro) en grandes centros urbanos, sino también que hay muchas pymes y Cooperativas que están cableando y ofreciendo el servicio en sus zonas de influencia.

En términos de mercado, la fibra óptica se convierte en la competencia directa de las redes de TV por cable que adoptaron la tecnología de cablemódem ya que ambas ofrecen capacidades similares. Es que la fibra es el paso posterior natural de la tecnología ADSL utilizada no sólo por las grandes telcos sino también por las cooperativas telefónicas. A esto se suma que es la tecnología obligada por aquellos que construyen redes fijas desde cero, como fue el caso en su momento de Iplan y lo es hoy con Claro, así también como cooperativas no telefónicas, como es el caso de las eléctricas. Ambas tecnologías ofrecen una capacidad media de 85 Mbps, muy por encima de las demás tecnologías.

 

La presencia y competencia entre redes de cable y de fibra se manifiesta en las velocidades promedio ofertadas por zona. Así, en la ciudad de Buenos Aires, donde hay una fuerte presencia de redes de cablemódem modernas (Fibertel y Telecentro) y donde crecen los despliegues de fibra (Iplan y Movistar), la velocidad promedio ofrecida es de 151 Mbps. El otro extremo es la región de Cuyo, donde el promedio es de 9 Mbps y la oferta es mayormente inalámbrica, ADSL y cablemódem, pero este último de muy baja capacidad. Por algo tanto Movistar como Claro se encuentra desplegando fibra óptica en la ciudad de Mendoza. Hay allí un mercado ávido de mayores prestaciones.

En términos de usuarios finales, la fibra óptica tiene unos 700.000 accesos en el país [ver “Avanza la fibra”] lo que equivale aproximadamente a un 8% del total de accesos a Internet del país.

Iplan 2019

El poder del software

El conflicto político-comercial entre China y los EE.UU. tiene sin dudas en el caso Huawei su punto más emblemático. No es para menos. Más allá del peso real que la empresa china tiene en el mundo de las telecomunicaciones, se trata del “campeón nacional”, la marca más reconocida mundialmente de aquél país. El impacto simbólico es insoslayable. Pero además, el desarrollo reciente de los acontecimientos pone en evidencia el rol clave que juega el software en el mundo actual.

Dejando de lado la prohibición que los operadores estadounidenses tienen de utilizar equipamiento de Huawei para sus redes de telecomunicaciones, el impedimento a que las empresas de aquél país provean de tecnología a la empresa china pone en evidencia lo relevante que es el software, no sólo por sistemas operativos y aplicaciones sino también por los servicios asociados. Alcanza con ver el impacto que tendría (de mantenerse) la negativa de Google a seguir proveyendo de su plataforma Android a Huawei, actualmente el productor nº2 del mundo en materia de smartphones.

Desde hace un tiempo se viene hablando de que Huawei está desarrollando un sistema operativo propio para celulares. Esto reflotó y cobró más fuerza en los últimos días, luego de que Google anunciara que no seguiría colaborando con Huawei como consecuencia del decreto presidencial que le impide hacerlo (más allá de la extensión de 90 días posterior a la norma). De hecho, esta semana desde Huawei anunciaron que el nuevo OS estaría listo para salir al ruedo durante junio para luego contradecirse y aclarar que no lo estaría sino hasta fin de año en China y en algún momento del 2020 internacionalmente. Sin dudas, al conflicto con los EE.UU. se le sumó una crisis de relaciones públicas y comunicación interna.

Es que lanzar un nuevo sistema operativo para móviles no es algo que pueda hacerse de la noche a la mañana sin correr el riesgo de estrellarse en el intento. Muchos apostaron a que el nuevo OS sería un Android AOSP, la versión de fuente abierta del popular OS, tal como lo hace en aquellos smartphones que vende en China. Pero hay que tener presente que Google vende separadamente sus servicios y apps propietarias bajo lo que se denomina Google Mobile Services (GMS). Aquí entran Chrome, Search, y Play Store (la tienda de aplicaciones). Y si bien no cobra por ello, una de las exigencias es que el fabricante preinstale apps como Gmail y Maps [Nota: esta práctica es la que llevó a que los reguladores europeos estén siguiendo este tema de cerca].

El caso de Play Store es importante ya que además de las apps incluye otras facilidades para programadores. Sin éstas, desarrollar fuera de Play Store es más complicado, lo que atenta contra la disponibilidad de apps para cualquier sistema operativo que sea “Android compatible” pero no Android. Algo que vive en carne propia Amazon con su Fire OS (basado en Android), que no dispone ni por asomo de la cantidad y variedad de apps que tiene el Android de Google. Y si bien Huawei cuenta en China con su propia tienda de apps, esta no sería la más indicada para sus mercados internacionales.

El camino sería aún más cuesta arriba para Huawei si dentro de las prohibiciones se incluyese la propiedad intelectual. Entonces quizás ni siquiera podría usar la versión libre de Android. Una situación similar a la que se insinúa por el lado de los procesadores que fabrica con licencia de ARM y que incluye tecnología de origen estadounidense.

Por supuesto que de mantenerse o, peor, endurecerse las restricciones a Huawei no sólo ésta y China se verían perjudicadas. También los EE.UU. y sus empresas que podrían perder a su principal país fabricante así como también a grandes clientes. Es que en una economía globalizada no hay forma de que una decisión no repercuta en todo el sistema.

No obstante, si bien las fábricas pueden trasladarse geográficamente (no sin un alto costo, claramente) la propiedad intelectual y el software son decisivas. Y no porque no puedan eventualmente replicarse sino porque éstas generan ecosistemas basados en las economías de red, donde un jugador dominante sólo puede dejar de serlo por un cambio estructural más que por la aparición de un jugador alternativo. En otras palabras, es más fácil sustituir el hardware que el software. El hardware es un producto de una economía industrial o secundaria y el software lo es de una de servicios o terciaria. Y es en esta última donde EE.UU. todavía aventaja a China, aunque en una escalada de esta guerra comercial y política, una eventual “victoria” sería sin dudas pírrica.

MPlay Movistar

Tuits selectos

MPlay Movistar

Aceleración de la escalada

Esta semana el enfrentamiento entre los EE.UU. y Huawei llegó a nuevos niveles que permiten presagiar ciertas turbulencias en la industria tecnológica en los próximos tiempos. Por la vía de un decreto presidencial, no sólo se impide la utilización de equipamiento de Huawei en las redes de telecomunicaciones, con la vista puesta fundamentalmente en los próximos despliegues de 5G. Tambien Huawei fue puesto en una lista negra de empresas a las que las estadounidenses no podrán proveer de tecnología, sea de hardware o software.

Muchos ven estas acciones como parte exclusiva de la guerra comercial entre ambos países y de la lucha por la supremacía tecnológica, pero en su origen al menos, la cosa pasa por cuestiones políticas y de seguridad nacional. Al mismo tiempo, creen que esto se originó bajo la administración Trump (que sin dudas escaló), pero en realidad el primer antecedente data de 2012, época en la que Obama era el presidente de los EE.UU., cuando el comité de Seguridad Nacional del Congreso de aquél país desaconsejó el uso de equipos de redes de origen chino.

Esto se debe a que la sociedad y economía se basan crecientemente en el uso de las redes de telecomunicaciones, no sólo ya para comunicar personas, sino para interconectar organismos estatales y empresas, administrar infraestructuras y controlar procesos y acciones remotamente. En una sociedad hiperconectada, cualquier acción o sabotaje en las redes puede producir más impacto que una bomba. Es por esto por lo que los EE.UU. no quieren que para esa infraestructura tan básica como estratégica, su rival por la supremacía mundial sea también su proveedor, con el riesgo que sea utilizada como un caballo de Troya para afectar su funcionamiento. Sería como si durante los años más álgidos de la guerra fría, EE.UU. hubiera dependido de tecnología rusa para manejar sus redes de energía. Impensable. Lo mismo ocurre hoy con China y las redes de telecomunicaciones. No hace falta llegar a probar que esto sucede o podría técnicamente suceder. Alcanza con que el riesgo exista, aunque sea hipotéticamente.

Es cierto que bajo la administración Trump la cosa fue escalando y desde el año pasado, el campo de batalla se trasladó fuera de las fronteras de los Estados Unidos. El gobierno estadounidense comenzó a presionar a países aliados (originalmente aquellos que tienen bases militares estadounidenses) contra el uso de equipos de marcas chinas en sus redes de telecomunicaciones. Así, el Reino Unido, Alemania, Australia, Nueva Zelanda, India y Japón comenzaron a evaluar y en algunos casos restringir de una forma u otra la incorporación de equipamiento chino en sus redes. Hoy, las presiones llegan a otros países, como pudo comprobarlo una delegación de funcionarios argentinos, quienes recibieron también el mensaje de sumarse al boicot al uso de equipamiento de Huawei en las futuras redes 5G.

 

 

En esta lógica, la prohibición de que empresas tecnológicas exporten sus tecnologías a Huawei (uno de los tres grandes proveedores mundiales de equipamiento para redes de telecomunicaciones, junto con Ericsson y Nokia) resultaba un paso natural. Claro que, con la misma medida, se impactó de lleno en el negocio masivo de Huawei: principalmente los smartphones pero también las tablets y PC. Es que todos estos dispositivos utilizan tecnología estadounidense, sea en la plataformas de software (Android y Windows) como en el hardware (Qualcomm, Intel, Broadcom y varios otros). Y, más aún, a veces esta tecnología está presente indirectamente, por lo que empresas que no son estadounidenses en su origen también comenzaron a revisar su accionar luego de esta medida. Así, empresas como ARM, que si bien no diseña ni fabrica chips, provee bajo licencia tecnología vital para su funcionamiento, dejarían de proveerle licencias a Huawei, lo que impactaría a sus procesadores Kirin.

Es cierto que Huawei podría hacer funcionar sus equipos con Android AOSP, la versión de fuente abierta del popular OS, tal como lo hace en aquellos que venden en China. Pero que fuera de sus fronteras sus equipos no incluyan apps de Google sería una carencia importante. Y mucho más difícil sería tener éxito con su propio sistema operativo para smartphones, algo que ya quedó demostrado con los casos de Windows Phone y de Blackberry. Pero ciertamente más duro sería el impacto por el lado del hardware, específicamente por los procesadores, si se mantiene la decisión de ARM. Esto obligaría a Huawei a diseñar sus procesadores desde cero, lo que no sería imposible pero sin dudas llevaría unos años, lo suficiente como para que el daño a la marca sea irremontable. Situación que tendría un fuerte impacto no sólo en sus mercados internacionales (como sería el caso de Google) sino también en el doméstico. Paralelamente, se asestaría un duro golpe contra el campeón nacional chino, cuya marca es la más conocida de ese país a nivel mundial. Todo un símbolo.

Así, aunque inicialmente el impacto en smartphones, tablets y PC pueda verse como un daño colateral, es seguramente una fuerte carta de negociación en las disputas comerciales entre China y EE.UU., ya que el gobierno de Trump podría establecer excepciones a su prohibición. Por lo pronto, la prórroga de 90 días en la aplicación de la prohibición, además de dar tiempo a que los sistemas de producción y suministro no sufran un corte tan abrupto, también es dar margen para negociar.

Si estas tensiones continúan y las medidas se mantienen, el impacto se sentirá en Argentina. Por el lado de las redes, y más allá de si se cede o no a las presiones políticas de EE.UU., la prohibición de disponer de tecnología estadounidense por parte de Huawei retrasaría la provisión de equipamiento y podría obligar a las telcos a reconsiderar proveedores. Adicionalmente, en materia de redes cambiar de proveedor no es tan fácil, porque muchas actualizaciones, incluyendo la primera etapa en 5G, se montan sobre el equipamiento existente del mismo proveedor. Esta es la razón por la cual en general los operadores no suelen estar de acuerdo con la prohibición de usar equipos Huawei, especialmente en países como los europeos donde el fabricante chino tiene una presencia relevante (cosa que no sucede en los EE.UU.). Por el lado de los usuarios finales, Huawei nunca pudo replicar en Argentina el éxito que tuvo a nivel mundial. Durante 2018 sus ventas representaron apenas el 3% del mercado de smartphones y su base instalada alcanza al 5%, datos que surgen del del informe “Mercado celular argentino 2019” elaborado por Carrier y Asociados. Queda en claro que el impacto local sería más relevante en materia de redes que de terminales.

Resta ver si el conflicto seguirá escalando, con un contraofensiva de los chinos hacia los productos estadounidenses cuyas consecuencias, si bien todavía inmensurables, serían significativas. O si habrá negociación y pipa de la paz. Pero más allá de si el tema sigue escalando o si, por el contrario, se retrotraen ciertas medidas, lo que este conflicto reafirma es la conformación de un nuevo mundo bipolar, donde frente a los EE.UU. ya no está la URSS sino China.

Personal 2019