Contando líneas

Sumando la cantidad de líneas móviles en servicio declaradas por los distintos operadores (Claro, Movistar, Nextel y Personal) a fines del 2014, el mercado argentino alcanza 62 millones. Sin embargo, esa cifra no sirve para prácticamente ningún tipo de análisis, ya que considera muchas líneas que, aunque activas, no están en uso. De hecho, las líneas efectivamente en uso son aproximadamente 37 millones. Esto surge del informe “Mercado celular argentino 2015” realizado por Carrier y Asociados.

Las cifras que publican los operadores en sus balances tienen en cuenta las líneas que todavía están técnicamente en servicio. Pero esto no implica que haya estado en uso en los últimos meses. Por lo tanto, para aproximar el número real de líneas en uso hay que considerar diversos factores: la población, la proporción de usuarios con 2° líneas (por ejemplo, una personal y otra laboral) y las líneas no asociadas a teléfonos, como módems celulares, tablets con conectividad y equipos M2M, como los utilizados en sistemas de monitoreo, alarmas, etc.

Partiendo del análisis de la pirámide poblacional surge que el mercado potencial máximo de individuos en Argentina se ubica en aproximadamente unos 33,5 millones de personas (no líneas). Esta cifra asume que todo individuo de 10 años o más tiene una línea móvil, independientemente de su condición socio económica, motivo por el cual es el “potencial máximo”. Estos valores están en línea con los 29,4 millones de usuarios en Argentina que surgen de la “Encuesta Nacional sobre Acceso y Uso de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ENTIC)” realizada a fines del 2011 por el INDEC. Estos a su vez equivalen actualmente a 31 millones de usuarios (personas), teniendo en cuenta el crecimiento vegetativo de la población.

Así, partiendo de los 31 millones de usuarios más la cantidad de segundas líneas se llega a unas 36 millones de líneas conectadas a teléfonos. A esto hay que sumarle 1,6 millón de líneas que conectan otros dispositivos y se alcanzan las 37,6 millones de línea en uso efectivo.

De este modo, toda cifra de líneas en servicio superior a este valor tendrá su explicación principalmente por dos grandes factores: líneas en desuso aún no dadas de baja por el operador y líneas sin uso que se mantienen como teléfonos de respaldo. Estas aproximadamente 24,4 millones de líneas en servicio pero sin uso afectan los análisis, como es el cálculo del ARPU (más bajo por dividir por cero) y no permiten dimensionar correctamente el mercado. En otras palabras, distorsionan.

Mercado Celular Argentino

Se ha formado una pareja

Luego de muchos meses de rumores (las conversaciones arrancaron hacia fines del 2003), esta semana Nokia y Alcatel-Lucent anunciaron su fusión que operará bajo el nombre de Nokia Corporation. La operación, valuada en 15,6 millardos se hará completamente a través de un intercambio de acciones. Se espera que la operación se concrete en la primera mitad del 2016. El anuncio, de llegar a buen puerto, significa una reconfiguración del mercado de proveedores de infraestructura para telecomunicaciones.

La nueva Nokia pasará a ocupar el 2° lugar en el mercado, con una facturación combinada al 2014 de € 25 millardos, frente a los € 25,1 millardos de Ericsson, el líder, y por delante de los € 23,5 millardos de Huawei. Se establecerá así una paridad bien marcada entre los tres principales proveedores.

Para más allá de la suma bruta de facturación, la fusión se da entre dos empresas que son complementarias, tanto desde el punto de vista geográfico como de productos. Mientras Nokia es más fuerte en Asia/Pacífico, Europa y América Latina, Alcatel-Lucent lo es en el mercado estadounidense. En otros, como China y África y Medio Oriente, la facturación de ambas es pareja. Desde el punto de vista de la cartera de productos, Nokia tiene su fuerte en redes móviles y servicios, mientras que Alcatel-Lucent tiene un portfolio más diversificado, con un importante negocio inalámbrico, pero también en todo lo que es tecnología IP tanto para el transporte, routing y plataformas, así como un negocio interesante en redes fijas. Considerando que las redes móviles actuales tienden a ser IP y que la red fija es fundamental para el desarrollo de las móviles, la combinación de ambas carteras es totalmente complementaria y estratégica.

La fusión dará un importante impulso a la investigación y desarrollo (R&D), combinando los ya legendarios Bell Labs de Alcatel-Lucent con los FutureWorks de Nokia. La nueva estructura de R&D representa una inversión de € 4,7 millardos contra los actuales € 5 millardos de Huawei, el líder, dando trabajo a 40.000 personas sólo en materia de investigación, desarrollo e innovación.

Ambas empresas vienen de procesos de reorganización que las sacaron de momentos difíciles para llevarlas a la rentabilidad, con lo que la fusión se produce en momentos en que ambos barcos están enderezados.

Desde el punto de vista regulatorio, y contrariamente a lo que se pudiera pensar, las dificultades podrían venir más del lado de los EE.UU. que de Francia (sede de Alcatel-Lucent). Tradicionalmente, los franceses fueron reacios a perder a sus campeones nacionales. Pero Nokia manifestó su intención de mantener el empleo en aquél país así como aumentarlo en materia de R&D. Por ello, el gobierno actual ve a esta operación no como una pérdida sino como una forma de mantener la importante actividad de la empresa en el país, por lo que ya adelantó su visión favorable a la operación. Además, ya a nivel continental, la fusión es vista como la creación de un campeón europeo que pueda hacer frente a la avanzada china, encabezada por Huawei y ZTE.

En EE.UU. la situación puede ser más complicada. Si bien se trata de un país más abierto a estos movimientos, en el caso del mercado de proveedores de redes se da una situación especial. Es que allí tanto Huawei como ZTE están en los hechos impedidos de ser proveedores de los operadores de telecomunicaciones, bajo el argumento de la seguridad nacional. De esta forma, allí pasarían de un mercado de tres proveedores a uno de dos. Pero además de esto, al igual que cuando la francesa Alcatel compró a la estadounidense Lucent en el 2006, las autoridades de aquél país prestarán especial atención a las tecnologías “sensibles” que Alcatel-Lucent provee allí y que, de aprobarse la operación, pasarán a manos de Nokia.

Está claro que la tendencia a la consolidación no es patrimonio exclusivo de los operadores de red buscando mayores escalas. Lo mismo se viene dando entre sus proveedores, especialmente luego de la irrupción de las empresas chinas. No aprobar esta fusión podría ser contraproducente para los intereses tanto de europeos como estadounidenses. Difícilmente esto ocurra. Por supuesto, quedan por delante los típicos dolores de cabeza de una fusión de esta magnitud, incluyendo la previsible pérdida de puestos de trabajo por superposición de tareas. Pero no parece que haya otro camino. Y el timing es el correcto. En unos 5 años comenzará un nuevo ciclo expansivo para los proveedores de telecomunicaciones, cuando comience el despliegue de redes 5G que requerirán de infraestructuras extremadamente robustas y ubicuas. Será el momento de capitalizar esta operación.

Mercado Celular Argentino

Tuits selectos

Telefonía Móvil 2014

Billetera mata gamer

Que los videojuegos en los últimos veinte años hayan cambiado notablemente en sus gráficos no es ninguna novedad. Pero eso no quiere decir que todavía no puedan sorprender en otros aspectos. Tal es así que la nueva edición de Mortal Kombat permite ejecutar sus clásicas fatalities sin tener que memorizar imposibles combinaciones de botones, si se está dispuesto a pagar por ello: invirtiendo unos pocos dólares el jugador accede, por una cantidad de veces limitada, a decapitar a su enemigo sin complicaciones. Quizá la tendencia continue y ya no sea la destreza de Mario explorando tuberías la que salve a la princesa sino, más bien, las monedas que (literalmente) lleve en el bolsillo.

Usuario online 2014

Los celulares se liberan

Históricamente la inmensa mayoría de los terminales celulares en Argentina fueron comercializados a través de los operadores (Claro, Movistar o Personal). Esta situación comenzó a cambiar hace un par de años, a punto tal que en el 2014 un 20% de los terminales nuevos fueron vendidos a través del canal retail (compuesto mayormente por cadenas de electrodomésticos y supermercados), sin participación de los operadores. Esto surge del informe “Mercado celular argentino 2015” realizado por Carrier y Asociados.

Hacia fines de 2012 y principios de 2013, y como emergente de un mercado maduro en términos de penetración, los operadores comenzaron a reducir los subsidios a la venta de terminales. Esto se dio inicialmente con más énfasis en aquellos equipos que no hacen uso de datos. La medida era razonable. Para qué subsidiar el costo de un equipo si esto no implicaba un mayor ingreso en términos de servicio. Luego, en la medida en que el consumo de datos se fue masificando, la reducción de los subsidios se fue extendiendo hacia todo tipo de equipos. Como consecuencia de este cambio en la política de comercialización de terminales de los operadores, la brecha de precio entre un equipo adquirido a través de éstos y uno adquirido en el canal retail se redujo sustancialmente, llegando en ocasiones a ser insignificante.

Pero este cambio no sólo produjo una reducción en la brecha de precios entre un canal y otro, sino que significó una interesante oportunidad para el retail, que logró dos diferenciadores adicionales: la oferta de equipos liberados y una selección más amplia de modelos, especialmente en momentos en que los operadores comenzaron a concentrarse en un set de equipos más acotado.

La disponibilidad de equipos liberados simplificó la venta en el canal retail. La misma se hizo más expeditiva ya que no había que dar de alta una línea con su consecuente proceso burocrático. Como consecuencia de esto, se redujo el costo de venta, ya que dejó de ser necesario un vendedor que tuviera que hacer el trámite de dar de alta una línea (con el tiempo que esto implica), como sucedía mientras este canal vendía equipos de los operadores. Por otro lado, mientras la oferta de los operadores se acotó, simplificando el manejo de stocks y el soporte, el canal retail comenzó a ofrecer modelos y marcas no siempre disponibles en el operador. Más elección para el comprador.

No obstante, habrá que ver si este cuadro de situación se mantiene. No es evidente que la relevancia del canal retail vaya a acrecentarse en el 2015 y 2016, ya que los operadores reflotaron la estrategia de los subsidios para incentivar la migración de sus clientes hacia 4G. Es que tienen dos motivaciones para estimular la migración de terminales. Desde el punto de vista de la red, la mayor presencia de equipos 4G en la calle significará una descongestión de la red 3G. De esta forma, estos subsidios podrán ser vistos como parte de las inversiones en la red (a fin de cuentas, la red termina en el terminal, de allí su nombre). Por otra parte, está comprobado que al poco tiempo de un cambio de servicio 3G a 4G, en promedio el consumo de datos por usuario crece significativamente, generando mayores ingresos que servirán para comenzar a amortizar los gastos en la nueva red. Habrá que ver qué armas utilizará el retail para que no se les escape un interesante negocio de las manos.

Acceso a Internet y Tecnología Residencial

De actualizaciones y comunicaciones

Si bien los reclamos comenzaron hace unas semanas, no fue sino en la última que las quejas por los cambios en los planes de comunicaciones celulares lograron estado público, partiendo de las redes sociales y llegando a los medios de comunicación masivos. Básicamente se trata de una actualización de los planes de datos por parte de los operadores que provocó reacciones de los usuarios por dos motivos: el cambio en sí mismo y la forma en que el mismo fue comunicado.

El cambio en los planes tiene que ver con algo que era totalmente previsible: el fin de la tarifa plana, o como muchos prefirieron llamarlo, Internet ilimitado. Se trata de una situación que se da ya en muchos mercados y que tiene que ver con la lógica del consumo de datos: no se puede cobrar lo mismo por algo cuyo consumo crece a pasos acelerados y que por lo tanto requiere de nuevas inversiones para no solo mantener la capacidad sino también incrementarla.

La lógica de la tarifa plana es quizás una herencia no deseada de las comunicaciones de voz. En éstas hay un claro límite físico a lo que se puede hablar: 24 hs por día, con toda la furia. Este mismo modelo se replicó en el inicio del acceso a Internet, tanto fijo como móvil, quizás como una forma de incentivar a la gente a que usara la red sin restricciones. Pero la diferencia es que el uso de datos no se mide en tiempo, sino en tráfico. Por lo tanto, a diferencia de la voz, el límite de lo que se puede utilizar en términos de tráfico es todavía desconocido. Alcanza con ver la progresión en el consumo de datos desde los celulares para entender el brete en el que están metidos los operadores móviles. Originalmente, quienes tenían un smartphone básicamente enviaban y recibían mails y mensajes de plataformas como BBM. Era claro que se trataba de aplicaciones que hacían un consumo muy limitado de datos, por lo que la tarifa plana era moneda corriente. Tan bajo era su consumo de datos que funcionaban perfectamente en redes 2G. Eran los tiempos en que BlackBerry era rey. Luego llegó el iPhone y la Internet móvil se hizo más visual. Se comenzaron a enviar y publicar fotos (de resolución creciente), se asentó el concepto de web móvil y surgieron apps diversas, como mapas, que demandaron no sólo la capacidad de las redes 3G sino también generaron un tráfico promedio de datos por línea mucho mayor. Y, sin necesitar llegar a 4G, el consumo dio otro salto con la masificación de redes sociales y mensajeros que ya no sólo permitían publicar textos y fotos, sino también videos y mensajes de voz (caso Whatsapp) que inclusive derivaron en llamadas cursadas por las redes de datos. A eso se sumaron celulares con capacidad de grabar y compartir videos en HD y la popularización de servicios basados en streaming, como el caso de Spotify.

Este creciente consumo de datos sólo puede sostenerse con inversiones en la red, tanto en las tecnologías más populares y asentadas, como 3G, así como en la más prometedora 4G. Y con un mercado que ya no crece en cantidad de usuarios pero sí en costos, la única forma de aumentar ingresos para mantener la red actual y desarrollar nuevas tecnologías es con más ingresos por usuario, especialmente en el caso de aquellos cuyos consumos crecen a la par de las nuevas posibilidades.

Fue justamente el cambio en las condiciones comerciales el puntapié inicial de las quejas de los usuarios. Más allá de que en general ningún usuario se siente feliz ante esta situación, en los contratos por tiempo indeterminado la regulación prevé que el prestador pueda modificar las condiciones. El único requisito es que se notifique al cliente con una antelación de 60 días corridos de la entrada de vigencia del cambio. En ese momento, el cliente puede no aceptar el cambio y rescindir la relación o bien elegir otro plan.

Pero quizás el punto que más alteró los ánimos de los usuarios fue que muchos de éstos nunca se enteraron previamente de la introducción de los cambios. Evidentemente, algo falló en la comunicación. En principio, no hay medio de comunicación predeterminado. Tradicionalmente se utilizó la publicación de un aviso en diarios de circulación nacional y/o un mensaje dentro de la factura del servicio. Si bien ambos mecanismos son válidos regulatoriamente, son poco eficientes en términos prácticos. Los diarios de circulación nacional no sólo vienen reduciendo sus tiradas en los últimos años. Sus versiones online, mucho más populares, no contienen las mismas publicidades que las versiones papel. Entonces, no hay forma de enterarse por este medio para la gran mayoría. Por su parte, las facturas sólo llegan a aquellos que tienen abonos, dejando de lado a prácticamente la mitad de las líneas en uso efectivo. Pero incluso entre quienes reciben la factura, si no hay consumos anormales, difícilmente sean leídas por el cliente, que en el mejor de los casos la archivará si es que no la descarta ipso facto. Así, el único medio de comunicación con un cliente celular realmente universal es el SMS, medio que en principio todos los operadores utilizan para comunicar sus cambios. Sin embargo, por el revuelo causado al momento de la implementación de los cambios comerciales, evidentemente mucha gente no recibió ningún SMS (tal el caso de quien esto escribe). Sin dudas, algo falló.

Con este cuadro de situación, pensar que uno o más operadores conscientemente actualizaron sus planes sin el preaviso correspondiente no tiene mayor sentido. Avisando están cubiertos legalmente mientras que se hubieran ahorrado mucho de la disconformidad expresada no sólo en redes sociales sino también en los distintos canales de atención al cliente.

Lo hecho, hecho está. El tema es cómo resolverlo de una manera justa. Quizás lo razonable sería devolver los importes cobrados por la aplicación de las nuevas condiciones comerciales y retrotraer los cambios por al menos los 60 días que exige la regulación, dejando en claro que a partir de X días comenzarán a regir las nuevas condiciones.

Los errores pasan y todos pueden cometerlos. La clave está en la forma de reaccionar.

Acceso a Internet y Tecnología Residencial

Tuits selectos

Acceso a Internet y Tecnología Residencial

La vida es juego

Un adecuado videojuego en el celular puede aliviar una tediosa espera o, incluso, una vieja y conocida ruta en un mapa. Eso mismo fue lo que desarrolló Google para sus mapas haciendo que las calles reales se convirtieran en pasajes para que Pac-Man escapase de sus fantasmas. Si la realidad se vive a través de la pantalla, el futuro promete ser mucho más entretenido.

Telefonía Móvil 2014

Reacomodando fichas

El mercado argentino de smartphones ha registrado un notable crecimiento desde hace 5 años, pasando de 1,7 M de unidades en 2010 a 9,6 M en 2014. Sin embargo, este crecimiento sostenido se dio mientras en su interior se producía un vertiginoso sube y baja en las participaciones de los distintos fabricantes. Así, quienes ayer eran los dueños de la pelota cuando el negocio despegaba hoy no están ni siquiera en el podio, el cual muestra indicios de seguir reacomodándose. Esto surge del informe “Mercado celular argentino 2015” realizado por Carrier y Asociados.

En el último año, Samsung siguió dominando en smartphones con un 47% de participación, aunque descendiendo 2 puntos respecto de 2013. A distancia, en segundo lugar sigue ubicada LG, aunque creciendo del 12% al 18%, seguida por Motorola, que pasa del cuarto al tercer puesto al crecer del 10 al 14%. Detrás, Nokia/Microsoft, que pasó del 9 al 10%. Le siguen, perdiendo ventas y participación, Sony que cae del 5 al 3%, aunque no tanto como BlackBerry, que se derrumbó del 12% al 1%, pasando del 3° puesto a estar fuera de la foto relevante.

En el gráfico se puede ver claramente como los líderes de la primera ola de los smartphones, Nokia y BlackBerry fueron perdiendo terreno, partiendo de participaciones superiores al 30% en 2010. Los años 2011 y 2012 fueron de pleno reacomodamiento, con los líderes cayendo y los challengers creciendo, particularmente Samsung. En el 2013 no sólo queda claro el dominio de Samsung, sino que se comienzan a consolidar LG y Motorola como contendientes, mientras que Nokia/Microsoft revierte la tendencia a la baja, ahora con el foco puesto en los smartphones. La línea de BlackBerry es más que elocuente de su suerte en los últimos tiempos.

El 2015 se presenta como un año complejo para todos, especialmente por las restricciones al egreso de divisas por el pago de los componentes de los equipos ensamblados en Tierra del Fuego. De este modo, quien o quienes predominen este año no lo harán únicamente por tener los mejores productos y/o la mejor distribución, sino quien además tenga stock para vender.

Usuario online 2014

Lose-Lose situation

Una de las clásicas disputas en diversos ámbitos de negocios es quién tiene el cliente. En el caso del mercado celular, la relación más establecida es la del operador, siendo en muchos casos el terminal la forma de atraerlo o conservarlo. Pero desde un tiempo para aquí, con mercados maduros que dan menos incentivo a los operadores a subsidiar los terminales, se ha ido desarrollando un floreciente negocio de equipos liberados, aquellos que pueden albergar libremente SIM de cualquier operador. De esta forma, el fabricante llega directamente al cliente, no estando sujeto a la política comercial del operador.

A pesar de esta tendencia, la emancipación del terminal no es sencilla. Algunos lo intentaron sin demasiado éxito (como Google que originalmente quiso comercializar sus Nexus directamente de un sitio web). Otros, como Apple, no lo necesitaron, ya que desarrollaron un producto singular, con un ecosistema propio que establece una relación proveedor-cliente más fuerte de la que pueden lograr otros fabricantes con la intermediación de Google/Android.

Así, es natural que se den picos de tensión en la relación operador-fabricante. Esto es lo que parece haber ocurrido esta semana entre América Móvil y Motorola, un enfrentamiento no menor considerando que se trata de uno de los dos grandes jugadores del mercado móvil latinoamericano y uno de los principales fabricantes de terminales del mundo (no olvidar que hoy Motorola es parte del gigante chino Lenovo).

Según noticias llegadas desde México, luego de tensiones por la existencia de una tienda online de Motorola que se rehusó a vender sus equipos con línea de Telcel (nombre del operador de América Móvil en aquél país). Fuentes cercanas a la discusión también aportaron que a esto se sumó la decisión de Motorola de comercializar equipos con doble SIM. Como fuere, lo concreto es fruto de estas diferencias, América Móvil decidió dejar de comercializar terminales de Motorola. La medida no habría quedado circunscripta a México sino que se habría extendido a todas las operaciones en la región. De hecho, en el sitio de Claro en Argentina, los equipos Motorola brillan por su ausencia.

La medida no será inocua para ninguna de las dos partes. En el caso de Telcel, siendo que la empresa tiene un amplio dominio del mercado mexicano (alrededor del 70% de las líneas), podría derivar en planteos contra prácticas anticompetitivas. Daría la impresión entonces que Telcel (América Móvil) está jugando con un arma de doble filo, especialmente en momentos en que la regulación de aquél país apunta a reducir la gravitación de las empresas de Slim en el mercado de las telecomunicaciones mexicanas. Por otra parte, deja de ofrecer equipos Motorola en momentos en que la marca viene en alza luego del éxito del Moto G, que le permitió ganar un lugar importante en el segmento de gama media/baja, aquél de mayor volumen. Equipos como el Moto G fueron muy exitosos, siendo n° 1 en ventas de smartphones en Brasil, y también n° 1 en la categoría gama media en países como el mismo México. Por lo tanto, descartar una marca que está ganando no sólo popularidad sino posicionamiento, puede tener un costo, aunque más no sea de imagen, para América Móvil. Para Motorola, el perjuicio es claro. Deja de estar disponible en un operador que concentra 289 millones de líneas en todo el continente, con México (71 M) y Brasil (70 M) como los mercados más importantes.

La situación en Argentina es algo distinta. Claro (América Móvil) tiene aquí el 33% de las líneas móviles (muy parejo con Movistar y Personal). Pero en relación a las ventas de terminales, su participación sería sensiblemente menor, ya que aproximadamente 1 de cada 4 se vende liberado por el canal retail. Así, podría estimarse en alrededor de un 25% su participación en la compra de terminales. No obstante, Motorola en Argentina también viene ganando en participación de mercado así como en posicionamiento, luego del éxito de su Moto G.

Por lo pronto, ninguna de las partes se expresó oficialmente. Hay silencio por el lado de América Móvil, mientras que Motorola emitió un significativo comunicado, donde básicamente dice que su foco estará puesto en el consumidor, proveyendo directamente las actualizaciones de sus equipos así como dando soporte técnico. O sea, admite indirectamente el conflicto pero sin hacer mención a la relación comercial. Nunca hay que romper lanzas.

Sin más elementos que los expuestos, es de esperar que este diferendo entre América Móvil y Motorola se solucione en el corto plazo. El tema no es quién gana, sino quién pierde menos. Pero más allá de cómo evolucione, el asunto es un testimonio más del cambio de rol de los operadores en el negocio móvil.

Telefonía Móvil 2014