'Carrier y Asociados'

Multiple choice

Si bien cuando se habla de TV se suele mencionar que la misma está en crisis por la aparición de nuevas formas de distribución, lo concreto es que la multiplicación de caminos para llegar al televidente asegura audiencias para el productor del contenido aunque no necesariamente para el distribuidor. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Tomando como base a los hogares con Internet, la TV paga (entendiendo como tal tanto en su versión por cable como satelital) sigue dominando la escena, presente en el 85% de los casos. La misma presenta niveles de penetración muy similares independientemente del nivel socioeconómico, aunque con diferencias menores en función de la composición etaria del hogar.

Lejos, aunque no por ello poco relevante, el streaming gratuito aparece en prácticamente 1 de cada 3 hogares conectados. Aquí se incluyen tanto opciones ilegales como legales. En este caso el factor generacional sí es muy relevante, siendo una práctica que crece mucho en los segmentos más jóvenes, donde supera el 50%. También es más alta entre quienes no disponen de servicios de TV paga.

Las descargas tienen mayor incidencia en la medida en que sube el nivel socioecónomico del hogar, lo que indicaría que no hay tanto una motivación económica sino quizás de tipo de contenido. Como en toda alternativa basada en Internet, también pesa el factor generacional.

Los servicios OTT (dominados por Netflix) tienen una penetración claramente mayor en niveles socioeconómicos altos y medios, aunque con diferencias en función del proveedor. También crece significativamente en la medida en que más sofisticado es el consumo de TV paga (como servicios digitales, HD o DVR). Esto marca que se trata de segmentos que son ávidos consumidores de contenidos de TV (series y películas).

La TDA muestra un importante crecimiento impulsado por la inclusión de sintonizadores digitales en las TV más nuevas, cosa que no sucedió durante los primeros años de disponibilidad del servicio. Adicionalmente, la TDA muestra características particulares, ya que en la mitad de los casos convive con un servicio de TV paga, con tendencias claramente distintas si el hogar sólo tiene TDA o lo hace en convivencia con la TV paga.

Como se ve por los porcentajes, por el momento la tendencia es a que convivan distintas formas de acceder a los contenidos de TV, con un dominio de las formas tradicionales pero con una presencia significativa de las alternativas. La gran pregunta es cuánto durará este escenario de convivencia pacífica.

Empaquetados

Hubo un tiempo en que las redes eran para un servicio único. La red telefónica daba telefonía, la red de TV daba video y las redes de datos, Internet y datos en general. Con la digitalización, esta especialización de las redes desapareció, dando lugar a la convergencia. Y a partir de allí, las redes se hicieron multiservicio, pudiendo transmitir voz, video y datos. Dejó de haber entonces límites técnicos, subsistiendo sí los regulatorios y/o políticos.

Esta situación tiene como consecuencia que hoy los principales ISP del país (Speedy, Fibertel y Arnet) pertenezcan a empresas que ofrecen otros servicios, sea de TV como de telefonía, aunque claramente no son los únicos. Por eso no  sorprende que casi 9 de cada 10 hogares tengan su acceso a Internet como parte de un combo de servicios, sea con telefonía, con TV paga o ambos. Esto surge del informe “Acceso a Internet y tecnología residencial – 2015” realizado por Carrier y Asociados.

Como resultante del predominio de las telefónicas en el acceso a Internet, el combo Internet+Telefonía es el más popular, con un 52%. Luego sigue el de Internet+TV paga con el 26%. Y un 9% tiene triple play (Internet, Telefonía y TV paga). Conviene aclarar que aquí se incluyen también a los combos entre las telefónicas y Direct TV, que aunque sus servicios no comparten la misma red, fueron vendidos en un mismo paquete comercial.

Así, apenas un 10% únicamente contrata el servicio de acceso a Internet a su proveedor. Esto último se da más en los hogares jóvenes, donde el valor llega casi al doble.

En cuanto a la evolución del triple play, no hay que esperar importantes crecimientos para los próximos años. Con los cambios en la regulación como consecuencia de la aprobación de la ley Argentina Digital, las empresas de telecomunicaciones pueden ahora dar servicios de TV. No obstante esta medida no tendrá una incidencia importante en el corto plazo. Las redes de telefónicas no están mayormente en condiciones técnicas de permitir la capacidad de transporte necesaria para combinar Internet de banda ancha y TV. Esto requiere de inversiones, las cuales competirán por presupuesto con los despliegues de redes móviles, particularmente con 4G. Por lo tanto, los avances en este sentido serán lentos.

Por el lado de las empresas de TV paga, muchas ya tienen una oferta triple play salvo la más grande de todas, Cablevisión. Esto no se debe a una limitación técnica ni regulatoria, sino política. Sus redes pueden hacerlo y tienen licencia para dar telefonía. Lo que no se les ha otorgado es la numeración necesaria. Y para cuando lo hagan, el negocio de la telefonía fija será (ya lo es) poco interesante para un entrante. En otras palabras, Argentina llegó tarde y mal a la ola del triple play.

Creced y multiplicaos

El acceso a Internet dejó de ser una materia exclusiva de las computadoras personales para extenderse a una gama creciente de dispositivos. Entre éstos, el celular está claramente a la cabeza, aunque también se destaca el avance de otros, como las Smart TV y las consolas, así como una nueva generación de reproductores de medios (al estilo Apple TV, Chromecast y otros). Esto surge del informe “Acceso a Internet y tecnología residencial – 2015” realizado por Carrier y Asociados.

La PC sigue siendo casi omnipresente en el acceso hogareño, hallándose al menos una de éstas en el 94% de los casos, con un promedio de 1,9 equipos por hogar. Un 63% de los hogares cuenta con 2 o más PC.

El celular (con acceso a Internet) está teniendo ya casi la misma penetración en hogares que las PC. La explosión de ventas de smartphones de los últimos tiempos se ve claramente reflejada aquí.

También se observa un importante crecimiento de las tablets, que alcanzan una penetración del 30% de los hogares conectados, casi el doble de un año atrás. Las mismas se encuentran con mayor frecuencia en los hogares con hijos menores, siendo en muchos casos “el” dispositivo de acceso de éstos. Las Smart TV y Consolas subieron fuertemente en el último año. No obstante, no todas están conectadas sino aproximadamente 2 de cada 3 en cada caso.

Evidentemente, las penetraciones de los distintos dispositivos marcan una fuerte tendencia hacia la multiplicidad de éstos en el hogar. Actualmente, el promedio es de 2,4 categorías de dispositivos en el hogar, siendo superior en los hogares ABC1 y en aquellos con hijos menores.

Como puede observarse, aunque todavía muy relevante, la PC ya no reina en soledad en el acceso a Internet. Toda una gama de otros dispositivos le compiten en horas de uso, contenidos consumidos y conectividad requerida. Esta diversidad es buena noticia para usuarios, proveedores de contenidos y de conectividad, pero no lo es tanto para los fabricantes de PC. Los dispositivos alternativos que proliferan también compiten por el presupuesto familiar. Por todo esto, los plazos de renovación de las PC comienzan a estirarse, incidiendo negativamente en los volúmenes de ventas actuales y próximas.

Por otra parte, esta multiplicación de dispositivos al interior del hogar garantiza la demanda creciente por ancho de banda. Las capacidades actuales de celulares, Smart TV, tablets y consolas por sí solas consumen cada vez más tráfico de datos. Y al multiplicarse la cantidad de equipos, la demanda por capacidad seguirá siendo creciente.

Convivencia armoniosa

Con un fuerte impulso gracias a la popularidad de Netflix, los servicios OTT siguen avanzando en los hogares argentinos, habiéndose duplicado su penetración en el último año. De esta forma, ya más de un millón de hogares accede a contenidos de servicios comerciales de video por Internet. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Por OTT se consideran a los sistemas de videos a la carta pagos como Netflix, On Video, Arnet Play, HBO Go, Fox Play y tantos otros. Estos servicios pueden ser pagados específicamente (caso Netflix) o ser una versión online de abonos tradicionales de TV paga (caso HBO Go). Conviene aclarar, no obstante, que no necesariamente cada uno de los hogares contabilizados esté pagando por el servicio. La modalidad multiusuario de estos servicios hace que no haya una correlación 1 a 1 entre hogares usuarios y abonados.

En este negocio, Netflix prevalece claramente sobre las demás alternativas, estando presente en 4 de cada 5 hogares que consumen contenidos OTT.

En cuanto a la forma de reproducir los contenidos, la PC sigue prevaleciendo, especialmente en el formato portátil (62%) que permite acceder a los contenidos desde una mayor variedad de situaciones (de viaje, en la cama, en movimiento, etc.).

Sin embargo, el consumo a través de la TV conectada es importante, llegando al 56% de los casos, empatando con la PC de escritorio. Este consumo puede ser directo en el caso de Smart TV o indirecto, cuando la tele está conectada a una PC, consola o reproductor de medios, tipo Apple Play, Chromecast u otros. Luego se ubica el celular, con un interesante 26%, seguido por la tablet, que aunque menos masiva, llega al 20%.

Resulta destacable observar que los servicios OTT no compiten, por ahora, con el servicio de TV paga, ya que la penetración de los mismos es similar en hogares que contratan o no cable o satélite. Es más, la presencia de los servicios OTT es mayor en hogares con servicios de TV paga Premium, como los digitales o el HD. Así, los OTT son más complemento que sustituto de la TV paga. Al menos por ahora.

TV conectada

La tendencia al consumo de contenidos de TV (películas, series, documentales, eventos deportivos y artísticos) desde Internet, vía streaming o descargas, no es nueva y ya alcanza a casi la mitad de los usuarios de Internet en Argentina. Por lo tanto, resulta natural que muchos pretendan acceder a esos contenidos en el dispositivo más indicado para hacerlo, como es la TV. A tal punto que hoy un 36% de quienes consumen contenidos de TV desde Internet lo hacen a través de un televisor, que se suma con fuerza a los dispositivos conectados dentro del hogar. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Consumir contenidos de Internet desde la TV conectada a Internet es una práctica que subió 20 puntos en el último año. En esto mucho tiene que ver la creciente popularidad de las Smart TV. Un 41% de quienes consumen contenidos de TV provenientes de Internet las utilizan para tal fin. Luego se ubica la PC conectada a la TV (35%) y más lejos la consola (10%) y los reproductores multimedia (7%) tales como Apple TV, Roku, Chromecast u otros.

La popularización de diversas alternativas para acceder a contenidos de Internet desde la TV, tanto en forma nativa como con el agregado de otros dispositivos, potencia su consumo, convirtiéndose en un impulsor del crecimiento de usuarios de servicios OTT como Netflix y otros.

YouMusic

En momentos en que el iPod ya es prácticamente cosa del pasado, el consumo de música avanza rápidamente hacia el modelo de streaming. De hecho, en Argentina, 3 de cada 4 usuarios de Internet consume música online. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Resulta interesante observar que a la hora de identificar la plataforma utilizada para escuchar música, la más elegida por lejos (89%) no es una específica de audio sino YouTube, el rey del video online. No sólo se encuentra en esta plataforma una amplia variedad de temas musicales (incluyendo distintas versiones de los mismos), sino que funcionalidades como la reproducción automática o el armado de listados de videos/tracks convierten a YouTube en una verdadera rockola personal. Quizás sea por esto que también es muy habitual encontrar videos musicales que en realidad no son tales, ya que se trata del audio pero con una imagen estática, lo cual es más eficiente en términos de ancho de banda.

En segundo lugar se ubican las radios online (34%). Éstas pueden ser tanto las versiones web de radios tradicionales como aquellas que son puramente online y que tienen la particularidad de ser mucho más segmentadas en cuanto a sus contenidos. Pero el dato interesante es el rápido crecimiento de servicios como Spotify o el recientemente desaparecido Grooveshark, usados por el 22% de los consumidores de música online, que además, en ciertos casos, permiten escuchar música estando fuera de línea.

Luego de pelear por años contra los Napster y similares, la industria discográfica creyó encontrar la solución replicando el modelo de descargas pero bajo un formato legal, impulsado por iTunes/Apple como una forma de darle valor a sus reproductores iPod. Pero la popularización de la banda ancha primero y los smartphones después hicieron obsoleto el modelo de propiedad del archivo de música para dar lugar al flujo (o stream) como modelo de servicio. En otras palabras, el producto se convierte en servicio, y el precio en abono o publicidad. Y en el proceso, el usuario se saca de encima las complejidades asociadas a la administración del contenido (almacenamiento, compatibilidad, DRM, etc.).

Facebook, amenazada

Desde hace unos años, las redes sociales se convirtieron en el servicio más popular y horizontal al que se accede vía Internet. De hecho, en Argentina un 87% de los usuarios tiene cuenta en al menos una de éstas, con Facebook como claro dominador, con un 98% de quienes tienen cuenta en alguna red social. Sin embargo, el panorama para Facebook no es tan rosa como podría pensarse a priori, con indicios de una importante migración de horas/red hacia otras alternativas. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Es claro que tener un usuario en una red social no es un indicador del nivel de actividad en la misma. En el caso de Facebook, un 21% de sus usuarios manifiesta casi no tener actividad en la misma. A esto hay que agregarle un llamado de atención por su incidencia en el futuro cercano: en el caso de los Nativos (31 años o menos), este valor no sólo llega al 25% sino que es 10 puntos más altos que un año atrás. Adicionalmente, quienes se definen como usuarios “bastante activos”, descendieron 8 puntos. Por lo que se ve, los Nativos están migrando hacia otros formatos de redes sociales, como Whatsapp e Instagram.

En el caso de Whatsapp, si bien se trató originalmente de una aplicación de mensajería instantánea, la incorporación de la funcionalidad de grupos le otorga los condimentos para convertirla en red social, donde se comparte todo tipo de contenidos como vínculos, imágenes, videos y audio. Pero a diferencia de Facebook tiene la ventaja de ofrecer un mucho mayor control y privacidad sobre quiénes acceden a los contenidos allí publicados. Un 93% de los usuarios de Internet desde el móvil utilizan Whatsapp, y de éstos un 68% participa de grupos. Este valor asciende al 79% en el caso de los Nativos.

En cuanto a otras redes sociales, Twitter aparece estancada en su crecimiento con un 23% de los usuarios que tienen una cuenta. Además, tuvo aumentos en los extremos de la intensidad de uso, con una suba de 7 puntos entre los más activos que participan y comentan habitualmente (23%) y un crecimiento de 17 puntos entre quienes tienen cuenta pero no la usan, que llegan al 34%. En resumen, una red que no crece en usuarios, muestra dificultades para involucrar a los mismos, y concentra su uso en aquellos más activos, quienes le dan vida nutriéndola de contenidos.

El furor que hubo el año pasado por Twitter (especialmente entre Nativos) parece haberse desplazado a Instagram, que con un 17% de los usuarios creció 11 puntos en un año, más que duplicando su penetración. Entre nativos, su penetración asciende al 28%.

Entendiendo por “uso real” de las redes sociales a los usuarios que no sólo tienen cuenta sino también una mínima participación así como el uso social de apps de mensajería instantánea (tal el caso de Whatsapp), la popularidad de las redes sociales en Argentina queda de la siguiente forma:

[Aclaración: no se incluyó Instagram por no haberse medido la intensidad de su uso]

Cabe destacar que en el caso de los nativos, el uso real de Facebook y de Whatsapp (en grupos) se está emparejando, con un 75% en Facebook y un 68% en WA.

Con sus recorridos y características distintas, las redes también se superponen. Un 55% de los usuarios usa más de una red social, valor que sube al 63% en el caso de los Nativos. Naturalmente, la combinación de redes mayormente incluye a Facebook. No obstante, esta red social era la única utilizada por el 74% de los usuarios el año pasado, habiendo descendido este valor al 45% este año.

Acechando el trono

Nacida para conectar computadoras, Internet tuvo históricamente a la PC en sus extremos, como el equipo de acceso por excelencia. En los últimos años, surgieron otros que al incorporar informática pasaron a formar parte de las terminales de la red. De esta camada el celular no sólo es cada vez más habitualmente una forma de conectarse a Internet, sino que va camino (aceleradamente) a convertirse en el dispositivo principal de acceso. Esto surge del informe “Usuario online 2015” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Una de las características de los últimos dos años es la multiplicación de pantallas a utilizar para conectarse a Internet, fenómeno impulsado pero no limitado a los smartphones. También en este período entraron en escena las tablets y las SmarTV como tecnología que comienza a difundirse en los hogares y que ofrecen una alternativa de conexión. Hoy, sólo un 16% de los usuarios se conectan a través de un único dispositivo, mientras que un 46% utiliza dos pantallas (siendo lo más habitual el combo PC-smartphone).

El avance del celular y el retroceso de la PC se ven más claramente cuando el usuario identifica al principal dispositivo de conexión. Aquí, si bien la PC sigue apareciendo en el primer lugar con un 57% de las menciones, representa una caída de 7 puntos respecto del año anterior. Por su parte, el celular se ubica segundo con un 40% de las menciones, subiendo 6 puntos. A este ritmo, el celular probablemente desplace a la PC como principal dispositivo de acceso hacia fines del 2016 o principios de 2017.

Actualmente, el celular como principal dispositivo se da más en Nativos (hasta 31 años) y mujeres, mientras que la PC es más habitual en Seniors (más de 53 años) así como en hombres.

Por otra parte, aproximadamente un 6% de los usuarios de Internet se conecta únicamente desde el celular. Esta relación crece en la medida en que disminuye el NSE y la edad.

Descarga gratuita (y legal)

Cuando se piensa LTE, la tecnología que impulsa a la 4G, se la asocia con una versión más veloz de lo que ya conocemos. Pero más allá de eso, su importancia radica en que sienta las bases para un desarrollo de la infraestructura de comunicaciones que será clave para el progreso económico y social.

Por eso desde Carrier y Asociados publicaremos una serie de artículos relativos a la tecnología LTE. En la primera publicación, se presenta una introducción general a esta tecnología, explicando las razones de su rápida adopción global así como el abanico de nuevas oportunidades que se presentan para incorporar novedosas funcionalidades.

Estos puntos son desarrollados en un documento de distribución libre que puede descargarse desde nuestro sitio o leerse directamente en Slideshare.

Suben, pero bajan

El mercado de las telecomunicaciones móviles facturó en 2014 unos $ 73 millardos, más que el año pasado en términos nominales pero menos en valores constantes. Esto surge del informe “Mercado celular argentino 2015” realizado por Carrier y Asociados.

Esta cifra representa la facturación combinada de Claro, Movistar, Nextel y Personal, incluyendo el servicio propiamente dicho y los terminales vendidos por los operadores. Representa un crecimiento nominal del 17% respecto del 2013. Si se tiene en cuenta la inflación oficial, medida por el INDEC, que fue del 10,9%, estamos hablando de un aumento de la facturación. Sin embargo, si se lo contrasta con cualquier medición extra oficial, que ubica a la inflación del año pasado en alrededor del 30%, la facturación en términos constantes cayó.

Visto por operador, se puede observar que los niveles de facturación fueron muy parejos entre los tres mayores en términos de líneas.

También cayó la facturación total medida en dólares al valor oficial (que es el utilizado por las empresas para sus importaciones, pagos al exterior y consolidación contable), aunque en este caso afectada por la devaluación de principios del 2013. En dólares, la facturación total a cotización del 31/12 fue de US$ 8,5 millardos, alrededor del 15% menos que los US$ 10 millardos del 2013.

Un dato adicional, y que marca más a las claras la situación, es que si se considera únicamente la facturación por servicio (sin considerar la venta de terminales), la facturación total de la industria creció en términos constantes, un 10%. Por debajo de la inflación oficial.