'Carrier y Asoc.'

Tuits selectos

Recuperación y sofisticación

El negocio de los terminales celulares encontró en el 2010 un año por el cual muchos estarán brindando con entusiasmo. Por un lado, significó el quiebre de la tendencia a la baja que se venía produciendo desde el 2007, cuando las cifras eran cada año menores al anterior. Esta vez, no sólo hubo crecimiento, sino que los valores finales (estimados en unos 12 millones) marcan una mejora del 22% respecto del año pasado y se acercan a los niveles récord del 2006, cuando alcanzó los 12,8 M de unidades.

Mucho tuvo que ver en esto la explosión registrada en el terreno de los smartphones, sin ningún lugar a dudas las vedettes del año que termina. Con una cantidad final cercana al 1,5 M de unidades para el 2010, la cifra implica un crecimiento del orden 185% respecto del 2009, representando un 12,5% del total de los celulares que ingresaron al mercado durante el año que termina.

Por otra parte, en términos de base instalada, los smartphones representan ahora alrededor del 7% del parque en uso. A los smartphones hay que sumarle cientos de miles de equipos que sin llegar a ser técnicamente un celular inteligente, poseen la capacidad de utilizar mail, mensajería instantánea, Facebook y/o Twitter, sea con interfaces QWERTY como táctiles. Esta categoría, que en Carrier y Asoc. denominamos “teléfonos sociales”, está demostrando su fuerza y evidencia que para muchos usuarios lo importante es usar estos servicios, independientemente de la plataforma y otras características típicas de los smartphones.

El avance de smartphones y teléfonos sociales es un factor muy positivo para los operadores, ya que el consumo de datos desde el celular es el rubro que mayores expectativas despierta por su potencial de convertirse en la principal línea de ingresos en el mediano plazo.

No faltará quien se golpee el pecho al ver estas cifras tan positivas, achacándoselas a la decisión de fomentar la producción de terminales en Tierra del Fuego. Pero pensar así implicaría una interpretación equivocada. Cabe recordar que lo que en su momento se conoció como “impuestazo tecnológico” no tuvo como objetivo bajar los costos de la tecnología, sino “sustituir” importaciones y generar inversión y demanda laboral en la isla. Para ello, lo que hizo fue encarecer los productos provenientes del exterior, no abaratar los de producción local. Así, sin dudas la producción local se benefició de esta explosión en la demanda, aunque no fue su causante.

Para el año que viene, el atractivo de tener las aplicaciones de Internet acompañándonos a todas partes seguirá vigente. También habrá una mayor diversidad en la oferta de equipos, tanto smartphones como sociales, con un precio promedio que como consecuencia del desarrollo tecnológico seguirán tendiendo a la baja. Esto propiciará una renovación de la base instalada, con lo que es de esperar que los indicadores positivos se mantengan.

¿Qué será un smartphone?

A pesar de que un 5% de los usuarios de telefonía celular cuenta con un smartphone, 4 de cada 10 de éstos no reconoce esta denominación, como tampoco la de “teléfono inteligente”. Esto surge del informe “Telefonía móvil: segmento individuos – 2010” realizado por Carrier y Asoc.

En términos generales, 1 de cada 3 entrevistados afirma haber oído hablar del término smartphone o teléfono inteligente. No obstante, sólo la mitad de quienes los reconocen puede asociar esta categoría con al menos una marca, tendiendo a haber mayor desconocimiento en la medida en que sube la edad.

Dentro de éstas, sin dudas el iPhone es icónico, mencionado espontáneamente por el 27%, valor que se duplica en caso de considerar únicamente a quienes pudieron asociar una marca a la categoría. Bastante más lejos, Blakberry (9%) y Nokia (8%) se encuentran en niveles de conocimiento similares. En cuanto a sus públicos, iPhone tiene mayor presencia mental en los niveles altos, Nokia la tiene en los bajos, mientras que Blackberry distribuye en forma pareja.

Más allá de reconocer la denominación “smartphone”, estos tienen mayor penetración en los niveles socioeconómicos altos, jóvenes y hombres.

Fidelidad numérica

Según lo anunciado oportunamente por las autoridades regulatorias, el año próximo debería entrar en vigencia la portabilidad numérica para líneas celulares. La medida parece llegar en el momento justo, ya que, confirmando lo acontecido en los últimos años, se mantiene la tendencia creciente hacia una mayor fidelidad de los usuarios con su número telefónico (y en consecuencia, con su operador). Esto surge del informe “Telefonía móvil: segmento individuos – 2010” finalizado recientemente por Carrier y Asoc.

Sólo un 18% de quienes renovaron su terminal celular en el último año cambiaron de número, a diferencia del año anterior donde este valor se situaba en el 30%, 43% hace dos y 53% hace tres años atrás. Se hace evidente entonces una mayor valoración por conservarlo. Esta fidelidad se da más en los niveles socioeconómicos altos y medio altos que en los bajos.

La tendencia no sorprende teniendo en cuenta que cada vez más el celular es el dispositivo de contacto por excelencia (tanto vía voz como SMS), siendo incluido en tarjetas personales, CV, formularios varios, etc…

En el ámbito de los terminales, la fuerte concentración de usuarios que cambiaron su equipo entre los últimos 12 a 24 meses (42%) estaría presagiando una ola de renovación que comenzaría a darse durante el próximo año. La misma estará alimentada por las nuevas funcionalidades (Facebook, Messenger, Twitter) presentes tanto en smartphones como, y crecientemente, en socialphones (categoría que incluye a equipos que, sin ser técnicamente smartphones, incorporan estas aplicaciones en forma nativa).

Daños colaterales

Desde que los celulares comenzaron a incluir en forma estándar conectividad USB y Bluetooth y más tarde memorias removibles, la difusión del sideloading (intercambio de contenidos entre celular y PC o directamente entre celulares sin que medie la red móvil) dijo presente. Casi 1 de cada 3 usuarios de celular utiliza a la PC como puerta de entrada o salida para mover contenidos (fotos, música, imágenes, videos) desde y hacia el celular. El uso del sideloading es más habitual en los segmentos socioeconómicos altos, jóvenes y hombres. Esto surge del informe “Telefonía móvil: segmento individuos – 2010” finalizado recientemente por Carrier y Asoc.

Entre quienes conectan su celular a una PC, un 88% descarga las fotos tomadas desde el dispositivo en lugar de enviarlas desde el mismo a través de la red móvil. Por otra parte, un 63% sube música, sea como ringtone o track, contra 53% de un año atrás, gracias a la popularización de los celulares con reproductor de medios. Así, queda claro el rol de la PC como intermediaria entre contenidos y terminales impactando claramente en el negocio de la descarga vía red celular.

Con este escenario, no sorprende que el uso de los MMS haya registrado una caída durante el último año, habiendo pasado de ser utilizados por el 6% de los usuarios a sólo el 2% en ese lapso.

Como dato final, las descargas vía red celular de ringtones, juegos y programas prácticamente no generan interés, confirmando la tendencia que ya se había manifestado un año atrás.

El mundo cerrado celular ya es cosa del pasado. El contenido se está moviendo vía Internet, directa o indirectamente.

La diversificación de los SVA

Si bien se viene hablando de los servicios de valor agregado (SVA) en el móvil desde hace rato, mayormente el negocio giraba alrededor de los SMS. Pero en los últimos tiempos los SVA se están diversificando, gracias a la popularización de smartphones combinada con planes de datos más claros y accesibles. Esto surge del informe “Telefonía móvil: segmento individuos – 2010” finalizado recientemente por Carrier y Asoc.

En la actualidad alrededor de un 5% de los usuarios cuentan con un smartphone lo que hace que los SVA se diversifiquen, comenzando a adquirir dimensiones interesantes que amenzan inclusive con alterar, en un plazo prudencial, el reinado de los famosos mensajitos, quienes ya acusan el impacto de las alternativas de comunicación escrita vinculadas a Internet como mail, Messenger, Facebook y Twitter principalmente.

Las distintas aplicaciones de datos basadas en el acceso móvil a Internet están mostrando signos de comenzar a levantar vuelo. El uso del mail subió en un año del 1 al 5% de los usuarios. En forma similar, Messenger creció del 1 al 4%. Por su parte, Facebook que el año anterior no tenía prácticamente usuarios desde el celular ya alcanza al 3% de los mismos. El perfil dominante en el consumo de servicios de datos móviles es el de un hombre joven, de NSE alto, con un abono libre.

La combinación del uso de aplicaciones móviles de Internet con el uso del sideloading (intercambio de contenidos entre celular y PC o directamente entre celulares sin que medie la red celular) está detrás de la caída del uso de los MMS, que pasaron de un 6 al 2% de los usuarios en el último año.

En el corto plazo no son malas noticias para los operadores, quienes inicialmente reciben ingresos extra por los planes de datos superiores a la caída en SMS y MMS. Será cuestión de ver si el avance de las aplicaciones de datos, que tienen la ventaja de ser multiplataforma (PC, móvil y ahora también TV) termina compensando la caída de servicios (SMS y MMS) que son básicamente para la plataforma móvil.

Nada es para toda la vida

Con ventas del orden de los 10 millones de unidades o más en los últimos 4 años, no hay dudas de que la industria móvil, y particularmente los fabricantes de terminales, es una cosa seria, a pesar de que los últimos 2 años fueron de crecimiento negativo. Pero con 50 millones de líneas activas, y alrededor de 35 millones en uso, combinado con un proceso de actualización tecnológica que no se detiene (primero la cámara de fotos, luego el reproductor de MP3 y ahora los smartphones y similares), comienza a ver la luz un problema que merece ser atendido debidamente: qué hacer con los equipos descartados.

Para tener una mejor dimensión del problema, los niveles de ventas anuales de terminales indican que en aproximadamente 3 años se renueva la totalidad del parque efectivamente en uso, a razón de algo más 11 millones de unidades promedio por año. Este valor crecerá moderadamente acompañando el avance poco más que vegetativo en términos de nuevos usuarios. Así, a partir del 2011 las bajas anuales deberán ser levemente inferiores a las altas (altas totales menos altas por crecimiento vegetativo y 2° líneas). Estos datos surgen del informe “Mercado Celular Argentino”, publicado por Carrier y Asoc.

Visto así, es comprensible que ya haya gente preocupada. Esto dio lugar a que desde el Congreso Nacional se impulse una ley que se ocupe del tema de los residuos electrónicos. La norma en estudio implicaría asignar la responsabilidad de su tratamiento y determinar el financiamiento de la operatoria, la cual probablemente pase a formar parte del precio de venta de estos dispositivos. La misma abarcaría no sólo a los celulares sino también otros dispositivos de renovación frecuente con contenido contaminante, como computadoras, televisores.

Si bien los avatares políticos no permiten prever el tratamiento de una ley que no entra dentro de la lógica del enfrentamiento oposición-oficialismo dominante en estos días, habrá que ir acostumbrándose a la idea de que en un futuro próximo los productos electrónicos no podrán descartarse despreocupadamente. Cuando esto suceda, habremos dado un gran paso como sociedad.

Deporte celular

Finalmente se reglamentó la ley por la cual los clientes de servicios celulares con abono tributarán un 1% de sus facturas para financiar el deporte de alto rendimiento. El tributo recaerá sobre toda la factura, exceptuando al IVA, por lo que gravará abono, excedentes, SMS, Internet, etc.

Algunas aproximaciones sobre el monto a recaudar son pesimistas, ya que parten de un gasto promedio mensual de $ 40, que es el ARPU que surge de los balances de las empresas de telefonía móvil. Sin embargo, el ARPU de una línea con abono es mucho mayor, ya que el promedio general tiene en cuenta líneas prepagas, muchas de las cuales, además, están en desuso, reduciendo entonces el promedio de gasto.

A diciembre de 2009, existían 14 millones de líneas con abono, según surge del informe “Mercado Celular Argentino”, recientemente finalizado por Carrier y Asoc. Teniendo en cuenta el gasto promedio de una línea con abono, el impuesto permitiría recaudar un piso de unos $ 100 millones anualmente. Claro que esta cifra podría subir por diversas razones: una migración de usuarios prepagos a abonos, un crecimiento de abonos de datos y el ajuste de tarifas como consecuencia de la inflación.

La belle époque

A pesar del contexto inflacionario, o quizás en parte gracias a él, los productos tecnológicos están viviendo una época de expansión. En pleno proceso de renovación, notebooks y celulares atraviesan un momento excepcional, producto de una economía que crece luego del susto del 2009, potenciado por una combinación de dólar cada vez más bajo y una seductora oferta de financiación.

El dólar no sólo no sube, sino que debe ser sostenido en su nivel actual ya que el exceso de oferta tiende a empujarlo hacia abajo. El resultado es que el peso se revalúa frente al dólar, haciendo que éste sea más barato. Y si bien se comienzan a oír reclamos por el atraso cambiario, esta situación ayuda a contener la inflación cuando falta un año para las elecciones presidenciales. Así, difícilmente se produzca una devaluación importante del peso en el corto plazo. La resultante es que frente a otros precios de la economía que suben, los productos tecnológicos de origen extranjero son cada vez más accesibles. Y la inflación, fenómeno que al ser negado no genera políticas tendientes a controlarla, hace más atractivas las ofertas de financiación, algunas de ellas realmente agresivas.

Sin dudas que las más favorecidas son las notebooks, de las que ingresaron al país en el primer trimestre del año un 186% más en unidades que en igual período del 2009, arañando las 300.000 unidades. Todo un récord. En este caso ayuda también que el proceso de recambio de PC de escritorio se esté dando hacia las portátiles, muy especialmente en el segmento hogar. A pesar de este panorama adverso para las PC de escritorio, las mismas también crecieron, pero sólo un 7%. De mantenerse esta tendencia, no sólo este año las ventas de notebooks serían por primera vez equivalentes a las de desktops, sino también que existen serias probabilidades de que las superen para diciembre próximo.

Otros que anduvieron bien fueron los celulares, ingresando en el primer trimestre de este año un 27% más de unidades que un año atrás. De mantenerse esta tendencia, se rompería con la caída sucesiva en unidades en los últimos 2 años del 7% en cada ocasión, según surge del informe “Mercado Celular Argentino”, recientemente finalizado por Carrier y Asoc.

El caso de los celulares es más favorable que lo que indican los números, ya que este avance se da en momentos en que el mercado de líneas crece lentamente como consecuencia de la alta penetración del servicio, por lo que el de los terminales celulares es claramente un mercado de recambio, donde los smartphones aumentan en participación.

Por otra parte, el avance de los celulares se da a pesar de la aplicación del impuesto a los electrónicos no fabricados en Tierra del Fuego. Considerando que si bien los equipos provenientes de la isla crecieron exponencialmente, aún no alcanzan al 14% del total. Esto indica que, tal como se esperaba, el impuesto está siendo absorbido principalmente por los operadores, cuyas promociones se orientan casi exclusivamente a equipos con contrato. De esta forma, el mayor costo es pagado a través del abono.

Estados alterados

La industria celular, y más particularmente la de los terminales móviles, atraviesa sin dudas un período de “renovación y cambio”. Esto, que tiene su origen en el mercado mundial, también se refleja en el local, tal cual surge del informe “Mercado Celular Argentino”, recientemente finalizado por Carrier y Asoc.

Desde mediados de los 2000, los fabricantes “históricos”, tales como Nokia, Motorola, Ericsson (luego Sony Ericsson) y Alcatel fueron perdiendo terreno ante los challengers llegados de Corea (Samsung y LG) a los que se sumaron los enfocados en smartphones, como RIM (fabricante de Blackberry) y Apple.

Comparando la evolución de las ventas por marca, se observa que sólo Samsung (10% y 44%), LG (39% y 84%) y Blackberry (41% y 109%) tuvieron variaciones positivas en sus volúmenes de venta en los dos últimos años. Este crecimiento resultó más meritorio aún teniendo en cuenta que se produjo en un contexto en el cual el mercado cayó un 7% anualmente. Inversamente, Nokia (-10% y -17%), Motorola (-19% y -31%) y Alcatel (-26% y -33%) cayeron en ambas ocasiones.

Mirando hacia el futuro, este escenario puede presentar algunos cambios. Nokia, a pesar de su declive en los últimos años, aún se mantiene como la marca más popular en Argentina. Sin embargo, necesita algunos golpes de efecto para quebrar esta tendencia y todavía no ha dado signos de reacción lo suficientemente contundentes. Es más, su situación de liderazgo se ve ahora amenazada por Samsung, quien con su crecimiento sostenido y equipos de buena aceptación tanto en las gamas baja, media y alta da pelea en todos los frentes.

Por su parte, Motorola no pudo escapar a su crisis global, lo que se reflejó en su performance. Sin embargo, la reorganización que está atravesando y su apuesta a equipos Android de gama media y alta le permiten mirar al futuron con esperanzas. Localmente, la fuerte apuesta a la producción en Tierra del Fuego (de donde provinieron más del 90% de sus equipos vendidos en lo que va del 2010) y su impacto en los costos, podría ayudar a revertir su tendencia declinante de los últimos tiempos. Mientras tanto, será seriamente amenazada por LG, que ya empató su participación de mercado en el 2009 y arrancó el 2010 claramente por encima.

En una visión más general, siendo que el mercado argentino de terminales celulares se convirtió en uno de reposición, las ventas tenderán a concentrarse en los equipos de gama media, con un importante crecimiento en los de alta, por lo que aquellos con fuerte presencia en el segmento de nivel de entrada deberán replantear su mix de productos.