'Estadísticas'

A mover esas cabezas

Cuando se piensa en conectividad a Internet, la imagen de una persona estática, sentada frente a una computadora en su hogar, oficina o ciber está dejando lugar a una más dinámica accedida en movimiento desde dispositivos portátiles como notebooks, netbooks, smartphones y, últimamente, también tablets. Este avance de la conectividad móvil es tan acelerado que a fines de este año en Argentina serán más las conexiones móviles que las fijas.

Si bien todavía muestra tasas de crecimiento positivas, la banda ancha fija (vía ADSL, cablemódem, inalámbricas, satelitales) viene registrando una desaceleración que se acerca peligrosamente a niveles de un dígito. Por supuesto, esto no es definitivo y puede cambiar regulación mediante. Por lo pronto la posta en el crecimiento acelerado está siendo tomada por las conexiones móviles, tanto por la banda ancha móvil (como es el caso de los módems 3G) como principalmente vía smarpthones. Tan es así que, a fines de 2010, las conexiones móviles representaron el 44% de todos los accesos a Internet en Argentina.

Esta tendencia tiene su correlato en las ventas de los distintos dispositivos conectables. En el caso de las PC de escritorio, éstas ingresaron en una lenta pero firme tendencia a la baja a partir del 2009, mientras que portátiles y smartphones muestran tasas de crecimiento marcadas. El 2010 fue claramente el año del despegue de estos últimos, mientras que las portátiles vienen mostrando una tendencia más pareja que tendrá un quiebre ascendente este año, con el impulso insoslayable que le darán los distintos planes que implican la entrega de equipos a estudiantes secundarios.

Se puede decir que en el caso del acceso a Internet está ocurriendo ahora lo que ya se dio con la telefonía: está pasando de ser fija y compartida a móvil y personal. Así como suele haber un único teléfono fijo por hogar, lo mismo venía sucediendo mayormente con la PC familiar conectada a un acceso de banda ancha fijo. Mientras la voz se hizo móvil y sobre todo personal con la popularización del celular, este mismo camino está recorriendo el acceso a Internet, sea vía computadora portátil o smartphone. Y nada hace prever que esta tendencia se revierta. Más bien se acelerará.

¿Se pincha FB?

Esta semana hubo una noticia que circuló activamente por las redes sociales y que sostiene que Facebook estaría perdiendo popularidad en aquellos mercados donde primero tuvo presencia, como en los EE.UU., Canadá y algunos países de Europa. Quizás el mayor impacto tuvo que ver con el dato de que en EE.UU., su país de origen, perdió 6 millones de usuarios en mayo (donde habría pasado de 155 a 149 millones). No obstante, el crecimiento en otros mercados es tan fuerte, que las cifras totales siguen siendo claramente positivas. Más allá de esto, la noticia encendió diversas luces de alarma.

La información fue publicada por el sitio Inside Facebook, el cual se dedica a monitorear lo que sucede en esta red social, tomando como base las herramientas de publicidad de Facebook. A pesar de no ser una fuente oficial, Inside Facebook suele ser una fuente de consulta para todo lo que son las estadísticas respecto de la red social dominante.

Evidentemente, para Facebook esta noticia no es bienvenida, menos aún en la semana en que comenzaron a circular rumores de que estaría preparando una salida a la bolsa para el primer trimestre del 2012, estimándose una valuación de alrededor de US$ 100 mil millones. Quizás por este motivo es que oficialmente la empresa salió a desmentir la información de la caída de usuarios en los mercados originales, aunque en realidad su respuesta fue muy generalista y no aportaba datos concretos que permitieran refutar la afirmación de Inside Facebook.

No es la primera vez que se habla de una caída de usuarios de Facebook, si bien hasta el momento eran tendencias que no se corroboraban en las estadísticas sino más bien en relevamientos más cualitativos. Sin embargo, y considerando la alta penetración de Facebook en muchos mercados, especialmente los originales, resulta evidente que es más fácil caer que seguir creciendo.

De confirmarse con el tiempo esta información surge entonces la incógnita respecto de hacia dónde se dirigen los “desertores”. ¿Será Twitter (como ya sucede en algunos casos) o se abre una oportunidad para una nueva red? No parece muy probable que haya un éxodo de las redes sociales en general. Al menos, no por ahora. Aunque sería interesante determinar el perfil de quienes abandonan Facebook: ¿Adultos que se aburrieron luego de reencontrarse con gente que por alguna razón dejaron de ver? ¿Jóvenes que no quieren compartir su espacio bajo la mirada de adultos? ¿Quiénes son?

Por lo pronto, es difícil saber dónde está la verdad, especialmente habiendo tantos intereses en juego. En los próximos meses se prestará mucha atención a las cifras que surjan de distintas fuentes de medición para ver si estas bajas se confirman y si marcan una tendencia o es simplemente un movimiento de altas y bajas. No sea cosa que se pinchen las expectativas justo antes del IPO.

Banco mata comercio

Habiendo alcanzado unos 4 M de usuarios operando online, los bancos argentinos muestran muy buenos resultados en su proceso de llevar operaciones y atención al canal electrónico. Los resultados son mejores aún si se los compara con el avance logrado por el comercio electrónico. Esto surge del informe “Usuario online argentino 2011”, realizado por Carrier y Asociados.

Del total de usuarios de Internet en Argentina (unos 21 M), dos de cada tres no realizan ningún tipo de transacción electrónica, sea en sitios de comercio o en bancos. Un 27% realiza compras electrónicas mientras que un 20% opera con su banco. En estos dos últimos casos se registra una superposición de quienes compran y operan electrónicamente equivalente al 11% de los usuarios de Internet.

Visto así, podría decirse que el comercio electrónico tiene más adeptos que el Internet Banking, lo cual es cierto en términos absolutos, no así en relativos. La diferencia pasa en que el universo de personas en condiciones de operar con su banco por Internet es notablemente menor que aquél de quienes pueden comprar por la red.

Para operar con el banco por Internet hay que cumplir un requisito previo que es estar bancarizado. Esto implica no sólo tener la voluntad de contar con una cuenta bancaria o, en su defecto, tener un trabajo en blanco y cobrar por una cuenta sueldo, sino también ser mayor de edad. Así, mientras cualquier usuario de Internet puede comprar online, sólo aquellos que además estén bancarizados podrán operar con su banco. De esta forma, el universo de compradores online son los 21 M de usuarios de Internet, mientras que sólo 8 M de usuarios de Internet están bancarizados.

Visto así, mientras que un 26% de quienes pueden comprar online lo hacen, este porcentaje sube al 48% si lo que medimos es cuántos de quienes pueden operar online con su banco lo hacen. En otras palabras, la proporción de usuarios que usan Internet Banking es casi el doble de la que realiza compras electrónicas.

No obstante, el éxito del Internet Banking no implica que se hayan acabado los desafíos para los bancos. Por delante tienen varios temas importantes. Uno es el desarrollo del mobile banking, entendiendo que cada vez más todo lo digitalizable pasa por la movilidad. Otro es experimentar y entender a las redes sociales, considerando a éstas como los nuevos portales desde donde crecientemente los usuarios acceden a todas sus cosas. Ambos temas, movilidad y socialización, forman parte también de una estrategia a más largo plazo que contemple la llegada a la vida adulta de las primeras camadas de nativos digitales, quienes demandarán nuevas formas de interacción y comunicación. Los desafíos no se terminan. Sólo se renuevan.

BB King (por ahora)

El que pasó fue un año de fuerte crecimiento en el uso de smartphones en el segmento PyME, con un 34% más de empresas utilizándolos. Por supuesto, el gran impulsor de estos equipos son las aplicaciones de comunicación basadas en la mensajería, principalmente mail (94% de las empresas) y, un poco más atrás, la mensajería instantánea (53%). Esto surge del informe “Telecomunicaciones móviles en PyMEs: voz y datos – 2010” realizado por Carrier y Asociados.

Este foco en la mensajería colabora para que Blackberry sea la plataforma dominante dentro de las empresas usuarias de servicios de datos móviles, presente en el 61% de los casos. Pero como no se trata de una foto sino de una película, también hay que remarcar que este valor implica una caída respecto del 79% encontrado un año atrás. Se evidencia así el impacto de un mercado en franco crecimiento donde la oferta se diversifica, si bien sus competidores siguen bastante lejos, por el momento.

En segundo lugar se ubica Symbian, con el 11%, cerca de Apple, que llega al 9%. Luego aparece Android, con un 3%, marcando que, al menos por el momento, está mejor posicionado en el segmento de consumidor que en el de empresas. Finalmente Windows, con un 1%, refleja su presencia débil en la oferta en los últimos tiempos.

Por otra parte, es importante destacar el crecimiento de quienes no supieron contestar qué plataforma utilizan (Ns/Nc), que pasaron del 3 al 19%. Esto marcaría que el nuevo público de los smartphones, aún en el caso de las empresas, la da menos relevancia a la plataforma, quizás para enfocarse en la aplicación misma.

Para el 2011 las perspectivas son buenas, con una de cada cuatro empresas usuarias de datos móviles planeando aumentar la cantidad de líneas con abono para este servicio. Todo indica que seguirá el buen momento de los smartphones, aunque como todo mercado en expansión y con oferta atomizada, los líderes tienen más chances de retroceder que de avanzar.

Interacción mutante

Hasta hace unos 3 años atrás, el mercado argentino de celulares era en su inmensa mayoría uno de teléfonos convencionales, de los que se interactúa con un teclado numérico tradicional. Eso fue cambiando, primero con los Blackberry que agregaron teclas para formar un QWERTY más apropiado para escribir mails y, después, con el iPhone que introdujo la pantalla táctil, más dúctil para el consumo de contenidos multimedia.

Estas nuevas interfaces fueron ganando terreno, no sólo de la mano del desarrollo de los smartphones sino también por el crecimiento de una categoría intermedia que, sin llegar a ser un teléfono inteligente, toma sus interfaces para destacar alguna funcionalidad, sea la de mensajería y socialización (QWERTY), sea la de contenidos multimediales (Touch). Así, 1 de cada 3 celulares ingresados al mercado durante los 9 primeros meses del año tienen al menos una de estas formas de operar.

El uso de interfaces que van más allá del clásico teclado numérico son una muestra más de la evolución de los celulares desde simples teléfonos móviles a sofisticadas mini computadoras. Así, esta relación tenderá a crecer y no sería raro que para fines de 2011 los clásicos teclados numéricos dejen de ser mayoría.

La paradoja fueguina

Desde la aprobación del régimen que incentiva la producción de electrónicos en Tierra del Fuego (conocido como impuestazo tecnológico), la participación de los celulares provenientes de la isla ha ido creciendo hasta alcanzar un tercio de los terminales ingresados al mercado en los primeros tres trimestres de 2010 [Ver “Los celulares que vinieron del frío”]. Esta tendencia se mantendrá en la medida en que vayan madurando los procesos de producción en aquella provincia.

Quien hasta el momento mejor capitalizó su presencia en la isla es Samsung, que en los 9 primeros meses del año produjo el 44% de los celulares provenientes de allí. Un rendimiento que seguramente ayudó para que la empresa coreana alcanzara en lo que va del año el primer lugar en el mercado argentino [ver “Crecimiento reacomodado”]. Esto equivale a prácticamente el doble que LG, segundo con un 23%. Le siguen Motorola (18%) y Nokia (12%), esta última ha sido la que más tarde se instaló en Tierra del Fuego, por lo que espera recuperar el terreno perdido en los próximos meses.

Cuando se analizan los datos en detalle, se comprueba que en su gran mayoría se trata de modelos de gama media y alta. Tal como lo demanda el mercado, son equipos con reproductor de medios, funciones de socialización y/o smartphones. Esto se debe a que al ser equipos de más alto costo, el impacto de los gravámenes por no se producidos localmente es mayor sobre el precio final. Por el contrario, los equipos de nivel de entrada son importados en vez de producidos en la isla promocionada porque, al tener un precio más bajo, el impacto de los impuestos es menor que en los de gama alta y media.

En una demostración de que cuando se interviene artificialmente los costos las cosas no son tan lineales como parecen a priori, el impuesto tecnológico termina siendo regresivo en el caso de los celulares: lo pagan aquellos que compran los equipos más baratos. Paradójico.

Los celulares que vinieron del frío

A un año de la sanción de la ley que grava la importación de algunos productos electrónicos (conocida en su momento como el impuestazo tecnológico), ha pasado el tiempo suficiente como para poder medir y analizar lo sucedido.

Frente a los 400 mil equipos producidos en Tierra del Fuego durante todo el 2009, esta cifra trepó hasta los 2,9 millones en los nueve primeros meses del 2010, representando el 33% del total de los nuevos terminales ingresados al mercado. Viendo la variación trimestral de la producción local, se observa claramente una aceleración a partir del 2° trimestre de este año, época para la cual comenzaron a funcionar a buen ritmo los distintos proyectos.

A pesar de este marcado crecimiento, todavía la mayoría de los equipos (51%) provienen de Brasil, aunque de mantenerse el ritmo, este país quedaría desplazado del primer lugar el año próximo.

Calificar el éxito de la política en la materia dependerá de cuál sea el objetivo. Si es el de generar trabajo e inversión en aquella provincia, sin dudas que va bien encaminado. Si es el de crear una industria de producción de celulares competitiva, todavía debe demostrarlo. Tendremos una verdadera industria cuando ésta esté en condiciones de exportar, evidenciando que puede participar en mercados donde sus competidores no estén cargados de lastres fiscales antinaturales. Por lo pronto, en países donde hay protección a la importación, como Brasil y Argentina, los celulares son más caros que en otros mercados. Las ventajas del proteccionismo no son inocuas para el consumidor.

Celular mata reproductor

Recientemente fue noticia el fin de la fabricación (en Japón) de los legendarios reproductores Walkman en base a cassettes, clara víctima de la digitalización (primero vía CD y luego por los MP3 y formatos alternativos). Pero de  mantenerse la tendencia, quizás en algún momento los mismos reproductores digitales (caso iPod y otros) podrían desaparecer. En este caso no sería por efecto de una nueva tecnología disruptiva sino por la inclusión de esta capacidad en los teléfonos celulares. En el período que va de enero a septiembre, un 57% de los celulares ingresados al mercado cuentan no sólo con la capacidad de reproducir archivos de audio, sino también que disponen de controles específicos para esta funcionalidad, lo que los convierte en alternativas aptas a los reproductores tradicionales. Estos casi 5 millones de celulares equivalen a un crecimiento del 69% respecto de igual período un año atrás.

Visto por fabricante, se repite el orden del mercado en general [ver “Crecimiento reacomodado”], con Samsung a la cabeza, seguido de Nokia y LG, representando entre los tres al 76% del mercado.

En cuanto a los equipos en sí, el primer lugar lo tiene el Nokia 5130, claro dominador del segmento, con un 57% más de unidades que el segundo, el LG KP570Q. Tercero, el Samsung GTC3510.

El avance de los celulares orientados a la reproducción de música tiene su contracara en la caída abrupta de las ventas de reproductores ad hoc. Quizás sea esto lo que haya visto Apple en su momento, impulsándola a desarrollar un celular que fagocitara su línea de iPods antes de que lo hiciera algún fabricante de celulares.

Perdiendo terreno

Durante algún tiempo, Argentina tuvo índices de banda ancha que eran buenos en comparación con otros países de la región. Lamentablemente, esto parece estar cambiando, de acuerdo con los datos publicados por el diario La Nación, citando estudios internacionales. Los puntos más destacados (a nuestro criterio) son: una marcada desaceleración del crecimiento de la penetración de banda ancha, un ancho de banda promedio bajo y paquetes de nivel de entrada caros.

El accionar del Estado en la materia influye en los resultados, y aquí se refleja la década de desidia regulatoria que vivió el país. Para entender mejor la situación, las áreas que competen a la regulación pueden verse a través de tres ejes: la infraestructura mayorista, la minorista y el accionar en términos de llevar conectividad a las áreas o sectores sociales no alcanzados.

A nivel mayorista, las deficiencias en el desarrollo de un backbone nacional que cubriera una amplia proporción de nuestro extenso territorio fueron la causa para que la banda ancha disminuya notablemente su penetración por fuera de los grandes centros urbanos. Consecuentemente, influyó para que en localidades de menor tamaño el costo de ésta fuera notablemente más alto medido en pesos por megabit. Esto es algo que apunta a ser corregido por el plan Argentina Conectada, si bien aún es muy pronto para saber si éste logrará los objetivos planteados.

A nivel minorista, ciertas restricciones surgen de la poca actividad en materia de otorgamiento de licencias, asignaciones de espectro y hasta de aprobación de adquisiciones. A esto hay que sumarle los frenos al agregado de nuevos servicios sobre redes existentes ya que equivaldrían a un impulso para extender y potenciar las redes. Aquí entra el tema del otorgamiento de numeración para dar telefonía así como el impedimento de que las empresas de telecomunicaciones (a excepción de las cooperativas) puedan dar servicios de TV.

En cuanto a llevar la conectividad a las áreas y sectores no alcanzados, cabe recordar que la regulación del año 2000 previó la creación del Servicio Universal, pero sólo en el 2007 se habilitó una cuenta bancaria para que los operadores depositaran el 1% de su facturación para financiarlo. Tres años después, esos recursos aún no han sido utilizados.

Todo esto sirve para entender que, al menos en este caso, las cosas no suceden porque sí.