'Editorial'

Sin vencedores ni vencidos (por ahora)

El reciente decreto 1340/2016 introdujo algunas definiciones conceptuales contundentes en relación a la política del gobierno en materia de comunicaciones convergentes. Sin embargo, muchos puntos espinosos no terminan de ser precisados, quedando las definiciones postergadas hasta tanto el regulador, a través del Ministerio de Comunicaciones y del ENACOM, así las defina.

En líneas generales, quedan en claro dos puntos. Uno es la prioridad que se le asigna a la inversión por sobre la competencia, al menos en el corto plazo. Es indiscutible que Argentina se encuentra atrasada en términos de infraestructura fija, con una razonable penetración, pero un bajo ancho de banda promedio y con grandes diferencias en el mismo a nivel geográfico. Por lo tanto, no se puede hablar seriamente de competencia sin un fuerte proceso inversor previo. El otro punto, y que armoniza con el anterior, es la política expresa de habilitar a las comunicaciones móviles cuanto espectro sea posible, priorizándolo por sobre otros servicios.

La convergencia total implica que cualquier operador pueda dar todo tipo de servicio. Y teniendo en cuenta el escenario actual, las miradas se centran en el ingreso de las empresas de telecomunicaciones al negocio de la TV, así como en la incorporación de servicios móviles por parte de empresas proveedoras actualmente de servicios fijos (banda ancha y TV).

Por el lado de la TV, el decreto establece que las empresas de telecomunicaciones que están impedidas de dar servicios de comunicación audiovisual (Claro, Telecom y Telefónica) podrán comenzar a hacerlo a partir del 1° de enero de 2018. Sin embargo, sólo podrán dar servicio inicialmente en las áreas metropolitanas de Buenos Aires, Rosario y Córdoba capital, todas áreas donde opera Cablevisión. Son las tres principales ciudades del país que en su conjunto concentran el 36% de la población del país. Esto implica que el restante 64% no accederá a los beneficios de una mayor competencia por un tiempo no determinado. El decreto exceptúa del ingreso de las telcos al servicio de TV en localidades de menos de 80.000 habitantes. Se trata de una medida “para la tribuna”, ya que no son mercados de interés para grandes operadores debido a su baja concentración de población. Pero no establece plazos para todo el resto de las localidades que se encuentran entre éstas y las tres más grandes especificadas. Por lo tanto, quedan fuera de este nuevo entorno competitivo ciudades como Mendoza, para alegría del grupo Vila-Manzano. Así, ésta es una medida que favorece a la industria del cable, a excepción principalmente de Cablevisión y de Telecentro.

Por otra parte, se mantiene el impedimento de que las telcos ofrezcan servicios de TV vía satélite. En términos técnicos, esto va en contra de la libertad tecnológica del operador para elegir cómo ofrecer sus servicios. No obstante, primó una visión más enfocada a la inversión, ya que las telcos deberán mejorar la capacidad de sus redes de cable para dar este servicio. La competencia en TV deberá esperar a este despliegue. No obstante, DirecTV se mantiene al margen de esta limitación, permitiéndosele retomar legalmente los servicios (y sus tecnologías) que tenían hasta la publicación del decreto 267. Además de TV satelital, DirecTV ofrece desde hace años acceso a Internet inalámbrico y estaba expandiendo este servicio hasta que el decreto mencionado congeló sus planes. Vuelve a su status anterior, invirtiendo en su red terrestre.

El ingreso de nuevos jugadores al terreno de los servicios móviles es más complejo y espinoso. El decreto anticipa normas y procedimientos para asegurar la reatribución de frecuencias ya asignadas para que sean aptas para servicios móviles. Menciona también que deberán definirse compensaciones económicas (por el mayor valor que tiene el espectro fijo respecto del móvil) así como las obligaciones de cobertura y metas específicas. Si bien muchos vieron a Cablevisión-Nextel como el más favorecido, lo concreto es que sin conocer los aspectos que quedan por definir, no se sabe a ciencia cierta cuán atractivo resultará este proceso. Como reza el dicho, el diablo está en los detalles.

Por otra parte, menciona que se podrá asignar espectro no sólo a los actores actuales sino también a prestadores locales o regionales de servicios TIC en sus áreas de operaciones. Esto permite deducir que el gobierno piensa no ya en un único 4° operador sino en múltiples 4° operadores, cada uno en áreas geográficas distintas. Esto se vería potenciado con la puesta en funcionamiento de la Red de Protección Pública y Operaciones de Socorro, Defensa y Seguridad, pensando en situaciones de emergencia. Según declaraciones radiales del Ministro Aguad en el programa TMT conducido por José Crettaz, la idea es llamar a licitación para la construcción de una red que, como tendrá capacidad ociosa la mayor parte del tiempo, sirva también para ofrecer servicios mayoristas, utilizando las bandas de 700 MHz y 2,5 GHz. Toda una novedad.

El surgimiento y desarrollo de nuevos operadores móviles no sólo tiene que ver con el espectro sino también con temas más áridos, pero no menos relevantes como condiciones de interconexión o de roaming. En el caso de la interconexión se establecerán tarifas asimétricas por el término de 3 años prorrogables por 18 meses más. Si bien señalan que inicialmente se tomarán como referencia promedios de tarifas para servicios similares en Latinoamérica, no se indican cuáles serían las condiciones que podrían dar lugar a la mencionada prórroga. El roaming, que permitirá que clientes de un operador regional usen su servicio más allá del área de cobertura original, será obligatorio por 3 años. Ambas son medidas para ayudar a entrantes mientras se desarrollan, donde lo que se debate es si ese plazo es adecuado o exiguo.

Finalmente, se fijó en 15 años la no aplicación de la desagregación del bucle en redes NGN de última milla. Esto implica que, durante este término, los operadores que desplieguen en adelante redes de última milla NGN (fibra óptica o cable coaxil) no estarán obligados a permitir que otros operadores utilicen esa infraestructura para dar sus servicios. Garantizando la exclusividad del uso de sus propias redes de última generación, motiva a las telcos (Telecom y Telefónica por tener una tecnología vieja y Claro por prácticamente no contar con infraestructura cableada) a invertir en el desarrollo y capilaridad de las mismas, aunque esta protección también aplicaría para los nuevos tendidos de los actuales operadores de TV por cable. Aquí nuevamente se ve el foco en la inversión por sobre la competencia. No obstante, si el término de 15 años es el adecuado, es materia debatida.

Tácitamente, el gobierno afirma que en materia de convergencia hoy la prioridad es multiplicar la inversión. La competencia real y efectiva deberá esperar mientras se despliegan las redes (fijas y móviles) necesarias. Sin embargo, todavía quedan pendientes muchas definiciones, más técnicas, pero no menos políticas, que pueden inclinar la cancha para uno u otro lado. Lo que está asegurado es que la acción se mantendrá en los próximos meses.

De fiesta

El fin de semana pasado, más precisamente el 14 de junio, se cumplieron 12 años desde la primera edición de Comentarios. Como todo aniversario, es un buen momento para mirar para atrás y también para adelante.

Los inicios fueron en tiempos difíciles. No sólo por la obviedad de lo que significaba la crisis del default en 2002, sino también porque el contraste era aún mayor para una industria tecnológica que había crecido hasta hacer estallar la burbuja. Un doble impacto por un factor interno y otro externo. Eran tiempos de necesidad de catarsis, tanto de quien escribía como de quienes leían. Y fue así que poco a poco Comentarios comenzó a ganarse un lugar, muy segmentado, dentro del universo de publicaciones locales que cubren la temática tecnológica.

Desde sus inicios, se apuntó a presentar la información con un agregado de opinión. La idea era que la información pura es (o debería ser) similar de un medio a otro (aunque muchas veces es manipulada). La opinión, no. Y así, buscaba su diferenciación. Más allá del concepto que se tenga respecto de esa opinión, no hay dudas de que es un rasgo característico.

Tecnológicamente, 12 años es una vida. Eran tiempos donde Internet era todavía predominantemente dial up y, por impacto de la crisis, favorecía la expansión de los proveedores free (que en realidad no eran porque cobraban una parte del costo de llamada telefónica). La banda ancha recién comenzaba, pero un abono de 256 Kbps costaba US$ 120 de aquellos tiempos.

En materia de celulares, había apenas algo más de 6 millones de líneas, que equivalen a 1/10 de la cantidad actual. En ese entonces, a lo mejor que se podía aspirar como teléfono era a un Motorola v60 (un fierro, dicho sea de paso). No había Internet móvil, ni smartphones, ni apps. Google no era pública, y Facebook y YouTube ni siquiera eran una idea en la mente de sus fundadores. Sí, Internet no tenía videos de gatitos en esos tiempos.

La PC estaba en el centro de la vida conectada, sin la sombra de los smartphones y las tablets. Eran tiempos en que se estaba produciendo la revolución de las portátiles, que llegarían años después (en el 2010) a ser el formato más vendido. Hoy se vende casi el triple de smartphones que de PC, mientras que las tablets equivalen a un 1/3 de las PC vendidas por año.

Desde una perspectiva política, se comenzaban a dar los pasos que llevarían a la infraestructura de telecomunicaciones de ser una de las más avanzadas en Latinoamérica a formar parte del pelotón de cola en el cual estamos actualmente, tanto en móviles como en banda ancha. La apertura del mercado de telecomunicaciones lanzada en el 2000 no había llegado a completarse por falta de reglamentación de diversos aspectos. Pero tampoco se lo hizo después. El tiempo pasó y a pesar de los avances registrados durante estos años, Argentina fue perdiendo terreno en términos comparativos.

Políticamente, las telecomunicaciones estuvieron abandonadas a su suerte. En la transición de Duhalde, comprensiblemente relegadas por las urgencias. La gestión de Moreno confundió una política de telecomunicaciones con fabricar localmente, llegando al extremo de anunciar un celular argentino, bajo el simpático nombre de Argento, que nunca vio la luz. Y por supuesto, la constitución de fideicomisos. Luego vino la silenciosa gestión de Salas, a quien sólo se lo puede criticar por no haber hecho nada. Finalmente llegó el entusiasta Berner y su equipo, con muchas ganas de reactivar las cosas, aunque se pueda discutir el orden de prioridades.

Así estamos hoy. En un escenario donde Internet está en el centro de la acción, accedido desde múltiples dispositivos, donde los móviles son cada vez más relevantes, y tratando de recuperar el tiempo perdido durante más de un década en materia de infraestructura. Un escenario totalmente distinto, pero que seguirá dando que hablar (y que escribir). El desafío continúa y allí estará Comentarios.

Década más uno

Hoy, 14 de junio, se cumplen exactamente 11 años desde la edición nº 1 de Comentarios. Era el 2002, un año complejo por cierto. Un momento complicado para el país y, naturalmente, también para la industria.

Resulta interesante observar los temas abordados en aquella oportunidad. Comenzaba a percibirse la consolidación de la industria, especialmente a nivel de empresas de telecomunicaciones. Veníamos de la fiesta aperturista iniciada por el decreto 764/2000 (aún vigente, aunque no parezca) que se vio abortada por la crisis local sumada a aquella de las tecnológicas post explosión de burbuja puntocom. Otro tema era los planes de recortes de gastos en servicios de telecomunicaciones por parte de los hogares argentinos como consecuencia de la crisis. También se mencionaba el crecimiento de los ISP gratuitos (todavía dial up). Se abordaba el tema de la oportunidad para la exportación de servicios basados en tecnología como consecuencia de un tipo de cambio super favorable. Aparecía en el radar el proyecto de Ley para la Promoción del Desarrollo de Software. Especulábamos con el potencial de los canales bancarios electrónicos, en un momento en que el negocio de los bancos había cambiado, donde ya los ingresos no serían por préstamos sino por transacciones.

Evidentemente, hubo cambios en la forma y también en el fondo. En la forma, porque había más comentarios, más cortos. En el fondo, porque estos 11 años trajeron otros problemas y otras oportunidades.

Desde una perspectiva positiva están el gran crecimiento del negocio de las telecomunicaciones, con el avance de la banda ancha (el dial up hoy es prácticamente inexistente), la explosión de los celulares (tanto en cantidad de líneas en servicio como de las posibilidades de éstos), las ventas crecientes de PC (hoy algo desaceleradas), de celulares (con smartphones dominando la escena), el surgimiento de las tablets y la conectividad de los televisores vía Smart TV. Avances que generaron el entorno actual que es bien diferente y que, visto a la distancia, tiene bastante de Supersónicos (AKA Jetsons).

En cuanto a los aspectos negativos, comienza a resentirse la infraestructura que tanto creció en un momento y hoy se encuentra algo “encorsetada”. En materia de telecomunicaciones móviles, es más que evidente que el gran crecimiento de estos 11 años superó la capacidad de las redes. Un tema que ya fue tocado reiteradamente desde este medio y que sería cargoso volver a repetir. En cuanto a la banda ancha, la falta de una mayor competencia, donde influyeron decisiones de tipo regulatorias, también hizo mella. A esta altura, hubiera sido razonable pensar que el Triple Play sería cosa de todos los días. Lamentablemente, leyes que dan un tratamiento diferenciado a redes que en términos prácticos son idénticas (tanto pensando en servicios a brindar como en cobertura), impidieron una competencia más intensa que hubiera generado mayores niveles de inversión.

En estos años, el Estado dejó un poco de lado su rol de regulador, enfocándose más en su rol de actor. El plan Argentina Conectada tiene la buena intención de llevar el acceso a zonas mal atendidas, aunque le quedan muchos kilómetros de tendido. La TDA, un salto en términos de calidad y variedad de contenidos para la TV gratuita, aún no logra, por diversos motivos, la penetración que se esperaba inicialmente. Y la creación de Libre.ar, con un modelo inicial muy interesante en términos de generación de competencia y oportunidades en materia de telecomunicaciones móviles, todavía debe resolver cómo comenzar a operar desde el punto de vista técnico (léase, qué red utilizar). Todas estas iniciativas tuvieron algún grado de oposición, aunque sus objetivos últimos son sin dudas atractivos. Pero su concreción depende de tiempos y/o definiciones que hacen que aún no hayan dado los resultados buscados.

Durante estos 11 años, con sus altos y bajos, siempre buscamos hacer aportes a la industria, describiendo, analizando y opinando sobre una actividad de la cual no sólo formamos parte sino que consideramos clave para una sociedad y economía moderna. Y esperamos poder seguir haciéndolo por mucho tiempo más, mientras nos sigan acompañando. Brindemos por eso.

Mea culpa

Como seres humanos, no estamos exentos de los errores. Pero la diferencia está en la forma de reaccionar ante éstos. En nuestro caso, consideramos que lo mejor que se puede hacer es asumirlos y presentar nuestras aclaraciones así como las disculpas correspondientes.

La semana pasada publicamos información inexacta sobre el mercado de smartphones en Argentina para el primer semestre del año en curso. Un error en la vinculación de la base de datos de la información proveniente de Aduana con aquella que contiene la descripción exhaustiva de los equipos ingresados al país (como sistema operativo, tenencia de GPS, WiFi y toda una serie de características) tuvo como resultado que en las cifras anteriormente publicadas quedaran fuera de contabilización determinados modelos de equipos que sí entran en esta calificación.

Así, el segmento de smartphones durante el primer semestre del año no representó el 16% del mercado de celulares sino el 19%. En lo que hace a participaciones de mercado, no se altera el orden de los principales fabricantes, aunque sí las proporciones. No obstante, preferimos no publicar aún los resultados hasta no haber revisado más en detalle nuestras bases de datos para cerciorarnos de que no se registre alguna errata aún no identificada.

Siendo que nuestro principal objeto es la información, este error no por involuntario deja de ser lamentable, asumiendo en nombre propio la responsabilidad por el mismo.

Sabemos que en momentos en que las estadísticas (tanto públicas como privadas) son objeto de profundos cuestionamientos en nuestra sociedad, nuestro equívoco no colabora en revertir esa imagen. Lo único que nos queda entonces es reconocer la falta y pedir, nuevamente, las disculpas del caso. Gracias por la comprensión.

Nota: El post original ha dejado de ser publicado para evitar que la información errada se siga difundiendo

Comentarios está de fiesta

Durante la semana que termina Comentarios cumplió 9 años desde aquél 14 de junio de 2002 en que vio la luz la edición n° 1. Claramente la fecha indica que se trataba de tiempos muy complicados.

En aquella edición publicamos resultados del primer relevamiento post estallido y el panorama era desolador. Altos porcentajes de entrevistados afirmaban su voluntad de recortar sus gastos en los diversos servicios de telecomunicaciones. No obstante, ya en ese entonces Internet aparecía como el servicio más deseado, presentando los menores índices de intención de reducción de uso. Eran, claro, tiempos en que los accesos dial up gratuitos hacían furor y donde la banda ancha acababa de lanzarse. Hoy, no sólo hablamos de banda ancha como sinónimo de Internet sino también, y como comentamos en esta misma edición, ya estamos ante el punto de que el acceso móvil supere al fijo. Claramente, otro mundo.

También en esa edición mencionábamos las oportunidades que surgían como consecuencia de la fuerte devaluación, enfocadas éstas en la exportación de servicios. Hoy, con un peso revaluado y un dólar débil en todo el mundo, el escenario es distinto, aunque ciertas oportunidades se mantienen.

Fueron 9 años donde el celular pasó de ser el lujo de unos pocos a convertirse en el servicio diario de todos, aún de aquellos sectores con mayores carencias.

Lo único que no cambió sustancialmente fue el escenario regulatorio, quizás el aspecto vinculado a la tecnología donde prácticamente no se introdujeron modificaciones. Apenas si se anunció la portabilidad numérica para fin de este año, la utilización de los fondos del Servicio Universal para financiar, en parte, el plan Argentina Conectada y se prevé una licitación de espectro para servicios móviles que no es nuevo sino que fue devuelto. Y todo esto se hizo en el último año. Muy poco para tanto tiempo.

Sí se registraron avances desde la perspectiva más industrial, con el desarrollo de productores nacionales de computadoras (principalmente portátiles) que lo hicieron mayormente sin ayuda estatal. Distinto es el caso de los celulares, más exitoso en términos cuantitativos, pero resultante de una política tributaria, arancelaria y para arancelaria proteccionista.

Sería largo revisar lo sucedido en todo este tiempo en la industria. Por lo pronto, para nosotros es motivo de orgullo el posicionamiento logrado así como el crecimiento constante de nuestra llegada. Crecimiento que se dio no sólo en el mero número de suscriptores al newsletter, sino también en lectores que llegaron por otros canales, como el blog www.comentariosblog.com.ar y Twitter. Justamente en línea con esta diversificación de canales es que aprovechamos esta fecha para anunciar la presencia en Facebook de Comentarios. En todos estos canales el contenido de base es el mismo para permitir que cada cual utilice la plataforma que más le agrada o le resulta conveniente, aunque por supuesto con las particularidades de cada una. Pero más allá del contenido de base, todos tienen en común permitir la interacción con los lectores, algo que buscamos desde la edición n° 1. Lo hicimos convencidos de que la interacción es la fuente de más y mejores ideas, recibiendo la mayoría de las veces aportes valiosos. Por supuesto, también nos critican y eso es muy bienvenido en la medida en que la crítica esté fundamentada y aspire a construir. Por suerte mayormente es así, especialmente en tiempos de fanatismos enceguecedores.

Por todo esto es que queremos compartir este nuevo cumpleaños que nos hace comenzar a recorrer el décimo año (cifra simbólica si las hay) agradeciéndoles por estar siempre del otro lado. Muchas gracias por estar allí, permitiéndonos informar, analizar y opinar.

Ya en la fase interna, un muy especial agradecimiento a Adriana, Joaquín y Juan Manuel, cuya colaboración para hacer de Comentarios una realidad es invalorable. Con ellos y con Uds., alzo mi copa (virtual, una lástima). ¡Chin chin!

A festejar se ha dicho

El próximo lunes 14 no estamos para nadie. Estamos de fiesta. Es que ese día Comentarios cumple 8 años. Muchos temas pasaron por aquí. Muchas cosas se publicaron también. No pocas polémicas se generaron. Pero la gran mayoría de las veces, con el mayor de los respetos (algo que a veces parece que olvidamos).

Da vértigo cuando se mira para atrás, por lo que, como quien trepa un acantilado, es preferible mirar para adelante. No obstante, un breve repaso.De una publicación casi de guerrilla, surgida durante lo más profundo de la crisis del 2002, que era un simple mail a este newsletter que hoy se expande a un blog, que recibe lectores y feedback también desde Twitter. De una época en que se caían los suscriptores que perdían sus puestos de trabajo en la industria tecnológica, afectada como tantas otras por el mal momento del país, a esta, donde siguen sumándose lectores semanalmente, ahora con un menú más amplio de posibilidades de llegar, por distintos caminos, al mismo contenido.

Queremos agradecerle a todos y cada uno de nuestros lectores por acompañarnos semana a semana, haciéndonos llegar sus puntos de vista (no siempre coincidentes) o leyendo en silencio. También a las empresas que nos apoyan y respaldan, algo necesario en un medio gratuito, por valorar nuestro trabajo así como el perfil de nuestros lectores, que como en todo medio especializado, valen por su cantidad, pero más por su calidad.

Es difícil pronosticar si en 8 años más Comentarios seguirá existiendo. En el mundo tecnológico actual equivalen a toda una eternidad, pudiendo dar lugar a cambios de paradigmas, recambio generacional y otras vicisitudes. Lo que sí se puede asegurar es que, mientras viva Comentarios, seguirá siendo hecho con la misma pasión.

De parte de todos quienes intervienen para que Comentarios sea una realidad, muchas gracias por acompañarnos y ayudarnos a crecer en estos últimos 8 años. Alcemos nuestras copas.

De fiesta

El mes de junio es especial para Comentarios porque es el de su aniversario. Efectivamente, el 14 de junio (casualmente, una semana después del día del Periodista) es la fecha en que, allá por el “inolvidable” 2002, vio la luz la edición n° 1 de Comentarios. Un dato que muestra lo que fueron aquellos tiempos es que en nuestro primer mailing, 1 de cada 5 mails volvieron rebotados con un mensaje del estilo “user unknow” o “usuario desconocido”. Evidentemente, la crisis se cobraba su precio, entre otras cosas, en pérdidas de empleo.

Como no hay mal que dure 100 años, lentamente comenzó la recuperación que más tarde, y particularmente en el sector tecnológico (Internet, celulares, PC), se convirtió en explosión y crecimiento “a tasas chinas”, aunque luego no faltaron los cuentos chinos. Y en el ínterin, teníamos a un polémico Secretario de Comunicaciones, que daba letra para comentarios más jugosos (¡volvé Mario Guillermo! Te extrañamos…).

Hoy, 314 ediciones después, algunas cosas han cambiando. Ya prácticamente todos tienen un celular. El dial up pasó a ser cosa del pasado y el abono de banda ancha básico tiene 12 veces la velocidad a la mitad del precio (en términos nominales, mucho menos en términos reales). Se venden tantas notebooks en una semana como se vendían en todo un año. Y se puede acceder a Internet en movimiento, desde la palma de la mano. Toda una evolución que fuimos acompañando desde este newsletter. Por supuesto, nos hubiera gustado ver este mismo grado de avance desde el punto de vista de la regulación, tema en el que prácticamente no se progresó en los últimos 7 años.

También este mes se cumple el primer año de nuestro blog, www.comentariosblog.com.ar, que tiene un doble objetivo: funcionar de hemeroteca con facilidades para la búsqueda de información ya publicada y servir de espacio para que los lectores puedan opinar, aportar o simplemente expresarse. En este último punto todavía nos falta avanzar, ya que muchos prefieren seguir comunicándose por el “canal privado” que es el mail.

Como novedad en este aniversario, agregamos la sección “Linkeando”, donde presentaremos vínculos a noticias publicadas en otros medios comentándolas brevemente. La sustancia está en el contenido vinculado.

Pero todo esto no tendría sentido sin el factor que diferencia a un medio de una entelequia: los lectores. A todos queremos agradecerles por acompañarnos semanalmente, opinando (a favor y en contra), aportando, difundiendo o, simplemente, leyendo en silencio. Brindemos (virtualmente) todos juntos.