''

Video multiplataforma

Internet y la digitalización rompieron la íntima relación tanto de contenido y red como de contenido y dispositivo. Así como la voz se independizó de la red telefónica y el video de la red de cable (generando una enorme disrupción en ambas industrias), algo similar ocurrió con los dispositivos. Desde hace tiempo se puede establecer una llamada de voz desde una PC o una tablet, y más recientemente se puede observar el crecimiento de diversos dispositivos para consumir contenido en video. Mientras que hasta hace unos años el video por Internet fue originalmente territorio exclusivo de la PC, en los últimos tiempos otros equipos digitales han ganado terreno como dispositivos de reproducción, impulsados la popularización de los OTT. Esto surge del informe “Tecnología residencial 2017” realizado por Carrier y Asociados.

Tan sólo en la comparación entre 2016 y 2017 se observa un retroceso en el uso de la PC como dispositivo de reproducción de video OTT, pasando del 76% al 64% de los usuarios que consumen estos servicios. Se trata del único dispositivo cuyo uso cayó, ya que todos los demás crecieron, encabezados por la Smart TV o TV conectada que subieron 18 puntos, el smartphone que lo hizo 17 puntos y en menor medida la tablet, con 9 puntos.

La suba generalizada en la utilización de diversos dispositivos para consumir video OTT evidencia también la multiplicación de los mismos. Esto es un indicador de que se han sumado diversas situaciones de consumo, desde la comodidad del hogar en un living o dormitorio con la TV conectada o Smart TV, hasta la intimidad y movilidad de un smartphone o una tablet. Lejos quedaron los tiempos en que la única forma de consumir contenido en video era exclusivamente a través de un televisor en algún lugar determinado del hogar. Hoy el video está disponible en todo momento, lugar y situación.

La PC se smartphoniza

En su corta existencia, el smartphone se cargó a prácticamente toda la industria de electrónicos de consumo: cámaras de fotos, de video, reproductores de audio, radios, GPS, estas funcionalidades fueron incorporadas y potenciadas por el smartphone. Ahora el smartphone apunta a alterar un nuevo mercado: el de las PC portátiles.

Durante la semana que pasó, Qualcomm, el principal proveedor de SOC (System On a Chip) de la industria móvil, presentó lo que denomina el Always Connected PC (ACPC). Se trata de una PC ultraportátil que incorpora características del smartphone: encendido instantáneo (como sucede al desbloquear un smartphone), batería de larga duración (22 hs de uso continuo y 30 días en stand by) y conectividad permanente con capacidad de Gigabit LTE. Se trata de equipos utilizando Windows 10 y el SOC Snapdragon que hoy da vida a los smartphones de más alta gama (Samsung S8, Moto Z2, LG V30, Pixel 2, etc.). Durante el anuncio, empresas como HP, Lenovo y Asus mostraron sus equipos que próximamente saldrán a la venta.

El anuncio se da en un contexto complejo que exige a Qualcomm buscar nuevos mercados. Es que, si bien el mercado de smartphones sigue creciendo, lo hace a un ritmo menor como consecuencia de su maduración. Así, los principales mercados son de reposición y los que muestran crecimiento lo hacen en base a equipos de gama baja y media, más económicos. Por otra parte, los principales actores en el mercado de smartphones han desarrollado sus propios SOC: Apple con los A, Samsung con Exynos y Huawei con Kirin. La arquitectura ARM está al alcance de todo lo que los llevó a intentar sus propios desarrollos con éxito. Y si bien sus propios SOC no están presentes en todos los modelos, que los tres primeros proveedores de smartphones estén explorando autoabastecerse de SOC es sin dudas una señal de alarma para Qualcomm. Mirando al futuro, Qualcomm puede ser optimista respecto de 5G y el IoT, pero son negocios a los que todavía les falta tiempo para alcanzar volúmenes significativos. El uso de sus SOC en PC portátiles es una oportunidad más inmediata.

La movida se da en un momento en que el smartphone tiene cada vez más un rol central en las vidas, permitiendo hacer más que con una PC. De allí que el concepto de tener los mismos beneficios de un smartphone en una PC sea una propuesta que genere interés. A su vez, se da en un escenario donde el precio de los datos móviles baja constantemente medido en GB, lo que hace que algunos operadores vuelvan a desempolvar modelos de datos ilimitados (o casi). Así, Qualcomm busca cambiar el concepto “Intelcéntrico” en el cual la PC está regida por la velocidad del procesador para llevar el foco a la duración de las baterías y a la conectividad.

En cuanto al canal por el cuál se venderán las ACPC se estima que será el mismo que hoy vende smartphones: retail, online y operadores. Para los dos primeros, será importante que las ACPC soportan tanto Nano SIM como eSIM, lo que permite la activación de los paquetes de datos directamente por el canal. En el caso de los operadores, es natural que haya desconfianza respecto de su rol habida cuenta de las experiencias negativas previas en cuanto a la venta de PC. Pero esta vez podría ser distinto. Ahora el crecimiento de las líneas móviles ya no es el de antaño y la llegada de estos dispositivos puede proveerle parte del crecimiento perdido. Se trata de dispositivos inherentemente móviles (no sólo inalámbricos), a tal punto que no habrá modelos sólo WiFi, sin conexión celular. También habrá una oferta simplificada, reducida en modelos, para simplificar la decisión del cliente. El precio, al menos inicialmente, estará en línea con las PC ultraportables así como con los de smartphones de gama alta, entre US$ 600 y 800, aunque por debajo de equipos de gama super alta, como el iPhone X o el Samsung S8.

Por lo pronto, y más allá de su impacto sobre las PC, las ACPC podrán marcar el fin de otra categoría: las tablets, especialmente aquellas que apuntan al mercado corporativo y profesional, quienes verán en una ACPC una propuesta más interesante, capaz de reemplazar simultáneamente a una PC portátil y una tablet.

El negocio de las ACPC puede ser interesante, aunque quizás su suerte esté atada al pricing de los datos ofrecidos por los operadores móviles. A su favor juega que ya muchos afirman que 5G estará disponible comercialmente en 2019, un año antes de lo esperado inicialmente. Y 5G será clave en este asunto por dos motivos: una baja sensible del costo de los datos y una conectividad disponible en todo momento. Algo así como hoy sucede con la electricidad. Pero en el ínterin, si los operadores no ajustan sus propuestas de datos, la duración de la batería será su principal punto saliente. Habrá que ver si esto es suficiente para imponer masivamente el concepto.

Tuits selectos