El gran impulsor

A pesar de que los smartphones actuales son verdaderas computadoras de bolsillo que pueden desde comunicarnos hasta permitirnos ver un video, pasando por localizarnos en un mapa en cualquier lugar del mundo, la aplicación que más impulsa su adopción en Argentina es el mensajero instantáneo Whatsapp. Se trata de una app que es común a casi todo usuario de datos desde el celular, por lo que, beneficiada por los efectos de red, se convierte en una de las principales motivaciones para que los usuarios de equipos básicos decidan migrar a un smartphone o socialphone. Esto surge del informe “Usuarios de datos móviles -2013” recientemente publicado por Carrier y Asociados.

Además del hecho de evitar quedar fuera de lo que ocurre entre los círculos sociales, el atractivo también responde a una racional económica. Al ser mucho más barato que usar SMS (inclusive, siendo percibido como gratis), la mensajería instantánea posicionó al smartphone/socialphone como un celular más económico, no en su costo de adquisición pero sí en su uso.

En realidad, Whatsapp es vista como un SMS potenciado y más económico, y termina en muchos casos siendo utilizada como una red social. Al no tarifarse por mensaje, su consumo es más relajado, lo que sumado al no límite de caracteres por mensaje, le da una mayor fluidez a la conversación, por lo que tiene una dinámica más cercana al chat. Esto resulta en que se comparta mucho más que vía SMS, donde lo que se comunica tiene que ser más relevante. De este modo, la combinación del armado de grupos con la posibilidad de compartir fotos, audio y video convierten a este mensajero en una red social que a la vez es mucho más privada que otras como Facebook y Twitter. Pero cumple una función similar dado que marca la pertenencia al grupo a través del contacto continuo, dando la ilusión de no perderse de nada. A través de Whatsapp comparten mensajes, fotos, videos cortos en un estilo muy similar al que realizan con FB desde la PC.

Por otro lado, Whatsapp cumple un rol importante en el aprendizaje de uso de smartphones. Así como en su momento los SMS pusieron al tanto a los usuarios de celular que su equipo tenía un menú y que realizaba otras funciones más allá de la voz, ahora Whatsapp introduce al usuario tanto a la comprensión tangible de lo que es una aplicación como en el aprendizaje del proceso de descarga. Luego aprende que, al esconder gran parte de la complejidad, las aplicaciones facilitan el uso del celular otorgando un acceso directo a la acción que desean realizar. Los smartphones y Whatsapp en particular, son los que han familiarizado a los usuarios menos permeables al cambio con el concepto de app.

Si bien los fabricantes de equipos deberían agradecerle a Whatsapp por impulsar sus ventas, en el caso de los operadores, la situación es mixta. Es cierto que el uso de este mensajero incentiva el consumo de paquetes de datos. Pero también es importante la sustitución que se da a nivel SMS. Y más allá de que el gasto en sí puede ser similar a fin de cuentas, muy probablemente la rentabilidad del SMS sea superior a la de los servicios de datos. Pero como dice la teoría económica: cuando hay una renta extraordinaria (SMS), se da un escenario que motiva el ingreso de competidores. Es lo que terminó sucediendo.

Compartir

    Dejar un comentario




    Security Code: