Crowdbacking

A la hora de comprar, tanto online como offline, Internet es una fuente de información valiosa para decir qué y dónde. Por eso no sorprende que 2 de cada 3 usuarios de Internet acudan a la red a la hora de buscar información sobre productos y servicios a adquirir. Esto surge del informe “Usuario online – 2013” publicado por Carrier y Asociados.

Para este grupo de usuarios, en esta búsqueda previa de información, el sitio del producto o fabricante (76%) así como el del vendedor (70%) son los factores más considerados. No muy lejos se ubican las opiniones de otros usuarios (62%), que superan ampliamente a las críticas más especializadas de la prensa o blogs (44%).

Conviene destacar que este orden no se mantiene en todos los segmentos etarios. Mientras que el segmento de inmigrantes (tanto adultos como senior) tienen una tendencia mayor a recurrir a la información provista por la oferta (fabricante, proveedor o vendedor), para los más jóvenes (nativos) pesa más la información aportada por otros usuarios. De esta forma, el juicio y conocimiento colectivo ganan relevancia, lo que en alguna medida es razonable, ya que se trata de opiniones en su mayoría desinteresadas (aunque no imparciales) frente a la versión parcial de quién está vendiendo.

Este dato indica que los distintos sitios de comercio electrónico no deberían dejar de lado la posibilidad del aporte de los consumidores a la información y valoración de los productos y servicios que venden. Sería una forma de ofrecer algo que los potenciales compradores buscan, particularmente los más jóvenes, justamente en el ámbito donde podrán concretar su compra. Algo que entendieron hace ya mucho tiempo sitios como Amazon o Mercado Libre, aunque este último, por sus características de mercado, está más orientado a la calificación del vendedor que del producto en sí.

Compartir

    Dejar un comentario




    Security Code: