Adiós al básico

Alcanza con ver dónde está puesto el énfasis de las promociones y publicidades de celulares para darse cuenta de que la industria está en pleno proceso de upgrade de los terminales. Hoy éstas giran en torno de los smartphones y teléfonos sociales, lo que se refleja en la participación de éstos en la torta total. Tomando el primer semestre de 2011, ambas categorías alcanzaron combinadas el 47% del total, lo que implica una importante suba respecto del 28% logrado en todo el 2010.

El mercado de terminales celulares puede dividirse en cuatro grandes categorías: básicos, feature phones, sociales y smartphones. Los básicos son aquellos orientados a las comunicaciones tanto de voz como de SMS, que apenas en algunos casos incluyen cámaras de baja resolución y/o capacidad precaria de reproducción de archivos de audio. Los feature phones son los orientados a una característica dominante, como la capacidad de reproducir un MP3 (con controles dedicados para esta operación) o aquellos con cámaras de alta resolución y ajustes para mejorar las capturas. Los sociales son los destinados a la mensajería, formada por equipos con teclado QWERTY o pantalla táctil que, sin ser smartphones, permiten el uso de aplicaciones tales como mail, mensajería instantánea (Messenger) y redes sociales (Facebook, Twitter). Finalmente, los smartphones son aquellos cuyo sistema operativo acepta aplicaciones nativas, proveyendo una plataforma e interfaz estandarizada para los desarrolladores de aplicaciones (Symbian, Blackberry OS, Windows Mobile o Phone, iPhone OS, Android, Bada), pudiendo realizar más tareas que cualquiera de las categorías anteriores.

El avance fue mayor por el lado de los teléfonos sociales, que pasaron del 14 al 28% de participación. No obstante, conviene destacar que no necesariamente esto implica que sus capacidades para acceder a servicios basados en Internet (como mail, mensajería instantánea o redes sociales) sean utilizadas. Aún en el caso de que sean vendidos con abonos que incluyen cierto tráfico de datos (más allá de minutos de voz y paquetes de SMS), al estar incluidos todos en un único abono (sin discriminar cuánto se paga por cada servicio), es más que probable que la gran mayoría sigan siendo utilizados para hablar e intercambiar mensajes de texto.

Por otra parte, habida cuenta de que los feature phones mantienen una participación similar (33%), los grandes perdedores fueron los teléfonos básicos, cuya porción cayó del 38% al 20%.

Para finalizar, conviene destacar que esta comparación toma en cuenta todo el 2010 contra sólo la mitad del 2011, es de esperar que estas tendencias terminen profundizándose cuando el presente año hay culminado.

Compartir

    Dejar un comentario




    Security Code: