''

Sobre interfaces y entretenimiento

Cuando en 2007 Apple lanzó al mercado celular un equipo, el iPhone, cuya interfaz era simplemente una pantalla y un botón, el éxito fue súbito. Para no ser menos, el resto de los fabricantes salieron corriendo a diseñar equipos que incorporaran esta característica. A tal punto que por un momento dio la impresión que todos los terminales acabarían siendo muy similares en su aspecto.

Pero no fue así. El dispar éxito de las imitaciones verificó dos cosas. La primera y principal, que hace falta algo más que una pantalla touch para pelear con un iPhone. La segunda, es que hay un mercado nada desdeñable que prefiere la precisión de un teclado.

Esto tiene su correlato en los números del mercado, al menos en el caso argentino. Tomando en consideración el primer semestre de este año, se observa una paridad entre los equipos con interfaces basadas en pantallas touch (23%), levemente por encima de aquellos con teclado completo o QWERTY (20%). Por supuesto, todavía el dominador es el teclado numérico (53%), presente principalmente en los equipos de gama baja y media.

Analizando las interfaces por tipo de equipo, existe un predominio de las pantallas touch en la categoría smartphone, tendencia que se revierte en el caso de los teléfonos sociales (aquellos que sin pertenecer a la primera categoría, incluyen en forma nativa aplicaciones como el mail, Facebook, Twitter y/o mensajería instantánea), donde predominan claramente los teclados QWERTY.

El crecimiento de los teléfonos sociales [Ver: “Adiós al básico”] de la mano de estas aplicaciones con el agregado de un teclado completo marca por otro lado un cambio en la concepción del entretenimiento desde el celular. Así como unos años atrás, los terminales con reproductor de medios (y en muchos casos con controles ad hoc para su utilización) aportaban a la variable entretenimiento en movimiento, hoy el uso de aplicaciones de mensajería y socialización también cumplen un rol de amenizar. Por ejemplo, mientras era habitual pasar el rato escuchando música desde el celular en el colectivo, hoy chequear el muro de Facebook, chatear vía mensajero instantáneo o publicar desde Twitter son alternativas atractivas.

Este cambio es sin ninguna duda beneficioso para los operadores. Mientras que con la venta de equipos que destacaban la incorporación de un reproductor de medios no generaban ingresos adicionales (las descargas legales de música nunca fueron un negocio relevante), la socialización y mensajería, favorecidas por la incorporación de teclados completo generan consumo de datos. Y esto sí es una línea de ingresos que cada vez se vuelve más relevante.

[Para leer más sobre interfaces de celulares, sus usos y perfiles de usuario, recomendamos “Dime qué formato usas”]

El fin de una era

No por previsible, el anuncio de la renuncia de Steve Jobs como CEO de Apple dejó de impactar. Se trata no sólo del líder de la empresa que más alteró a la industria móvil, sino también de su líder espiritual, un rol que ningún CEO relevante ha logrado con tanta claridad.

Más allá de las motivaciones de esta decisión, sin dudas basada en la enfermedad que afecta a Jobs desde hace varios años, se plantea ahora la incertidumbre sobre cuál será el desempeño de la empresa en el futuro.

Nada hace pensar que su situación cambie notablemente en el corto plazo. Los nuevos productos llevan meses y hasta años de desarrollo, por lo que todo lo que lance al mercado la empresa de la manzanita serán todavía productos influidos por la musa inspiradora de Jobs. Y esto ocurre en momentos en que la empresa atraviesa su mejor momento, llegando a disputar el primer lugar en el mundo medido en términos de valuación bursátil.

No obstante, es legítimo cuestionarse si Apple podrá mantener su posición a mediano plazo (aproximadamente 2 años). Si bien Jobs se ocupó de designar a su sucesor, el actual COO Tim Cook (quien ya lo reemplazara en anteriores ocasiones), su perfil es claramente distinto al del fundador de la empresa. Su CV es más el de un supereficiente manager (con experiencia en ventas, canales, operaciones, proveedores, soporte) que el de un visionario que siempre está un paso delante del resto. A su favor juega que en principio no habría cambios en la plana mayor, que también fue artífice del actual momento de la empresa. Pero está claro que la incidencia de Jobs fue notable, por lo que es más que razonable preguntarse qué cambiará sin su presencia, por más que ahora ocupe el rol de Presidente (o Chairman).

Considerando que Apple se encuentra hoy en una posición casi inmejorable en términos de liderazgo y, sobre todo, de rentabilidad, y habida cuenta de los cambios que comenzarán a configurarse, se pueden dar los escenarios en que su estatus actual se mantenga o, por qué no, que retroceda y pierda algo de terreno. Pero estar mejor que hoy, será casi imposible. Jobs se retira a lo grande.

Tablet Corp.

Si bien desde el lanzamiento de la tableta iPad este segmento del negocio tecnológico se disparó y atrajo la atención de fabricantes y proveedores de contenidos por igual, por el momento la acción gira mayormente alrededor del consumidor individual. Sin embargo, no fue la iPad la primera tableta de la historia. De hecho, ya a principios de los 90 hubo lanzamientos de computadoras con este formato. La diferencia radica en que en aquella ocasión, las mismas apuntaban a usos verticales dentro del mercado de empresas, como logística, medicina y otras.

Visto así, resulta llamativo a priori que en tiempos de esta efervescencia alrededor de las tabletas, aún no hayan hecho una avanzada importante en las empresas. Uno de los factores es la todavía escasa oferta de aplicaciones verticales. Si bien éstas existen, la atención de las tiendas de aplicaciones está puesta en el volumen, teniendo a los juegos como la categoría más popular. Un claro signo de que se trata de un producto masivo.

El otro punto, quizás más relevante aún que el primero, es la necesidad de un horizonte de previsibilidad. Cuando una empresa u organización se embarca en un proyecto tecnológico (por ejemplo, equipar a todos los empleados de calle de una empresa de logística y distribución con una tableta), el paso previo es asegurarse que esa plataforma esté disponible sin alteraciones por un período de tiempo mayor que el que suelen tener los productos masivos. Se trata de implementaciones que pueden llevar meses y deben vivir años, tiempo en el cual a los dispositivos no pueden introducírseles grandes cambios so pena de que la aplicación no funcione adecuadamente en las múltiples configuraciones que van cambiando con el tiempo.

De todos modos, se trata de un mercado que existe y al cual varias empresas le prestan atención. Está claro que RIM con su tableta Playbook apunta a un uso más profesional y la empresa conoce perfectamente cuáles deben ser las características de oferta exitosa para un cliente corporativo. También Cisco lanzó tiempo atrás la suya (la Cius), aunque más orientada a un dispositivo de comunicación y colaboración móvil. Por supuesto, Google quiere que su plataforma Android también sea utilizada en ambientes corporativos y con aplicaciones más verticales, pero la gran fragmentación del hardware así como de versiones del sistema operativo atentan contra la previsibilidad. Apple, por su parte, no sólo tiene un claro foco en el segmento masivo, sino que tradicionalmente fracasó en sus intentos de ingresar al mercado corporativo, salvo en actividades muy puntuales, como todo lo relacionado con la imagen y los contenidos multimediales.

Tampoco debe pensarse que las tabletas desplazarán a las PCs en el mundo de las organizaciones. Al menos, no a todas ellas. Para los trabajos de oficina que tienen que ver con la creación de contenidos (redacción de informes, utilización de planillas de cálculo, etc.), la PC, sea en formato tradicional, all-in-one o notebook, seguirá liderando. Cuando el foco esté en usos horizontales (mail y sistemas de mensajería en general, acceso a bases de datos, etc.) las tabletas serán un complemento para situaciones de alta movilidad. Pero sin dudas que hay también un horizonte para usos más verticales al cual todavía le queda un importante camino a recorrer.

Todo parece indicar que no es aún el momento del despegue serio de las tabletas en el mundo de las organizaciones. Lo será en la medida en que esta categoría se asiente y esté más en claro cuáles son las propuestas que se adapten a las necesidades del segmento. Algo que debería empezar a cambiar en breve.

Corriendo de atrás

La semana pasada, Argentina logró el raro mérito de estar en las noticias internacionales con motivo de un bloqueo judicial mal implementado. Efectivamente, todo nació luego de que la justicia pidiera el bloqueo de los sitios www.Leakymails.com y www.leakymails.blogspot.com. El problema fue que muchos ISP bloquearon una IP determinada (aparentemente la 216.239.32.2), pero en esta misma dirección se hospedan más de un millón de sitios de blogspot totalmente inocuos. Consecuencia, en la volteada cayeron entonces muchísimos sitios que nada tenían que ver con los contenidos publicados por Leakymails.

El suceso deja varios puntos para reflexionar. Por un lado, y quizás el más evidente, es que se impone una actualización tecnológica en la justicia, para que sus instrucciones sean más precisas y se evite que paguen justos por pecadores. Algo relativamente fácil.

El otro punto tiene que ver con la eficacia real de estas medidas. Es sabido que cuando un sitio es bloqueado, sus contenidos rápidamente pueden replicarse en otros servidores. Y esto es lo que sucedió en este caso. De esta forma, la justicia termina corriendo detrás de los acontecimientos, sin poder impedir que su acción sea eludida. Por el contrario, la noticia despertó el interés de aquellos que aún no se habían enterado del tema, dándole más repercusión, no menos.

Finalmente, y luego de diversos casos a nivel mundial donde la Internet 2.0 jugó un rol central (Wikileaks, Egipto, Londres, etc.) queda la sensación de que aún no se sabe cómo actuar eficazmente en estas situaciones. En todos los casos, si las hubo, las victorias fueron efímeras. Hasta tanto las autoridades no tengan una mejor comprensión del mutante mundo que los rodea y puedan actuar en consecuencia, estas historias de fracasos se seguirán repitiendo.

Linkeando

  • Venta al por menor: Pareciera que la estrategia en Motorola es vender. Luego de la división entre dos empresas, Solutions y Mobility, la segunda tiene acordada su venta a Google. Y la primera no se queda atrás. Esta semana vendió algunos de sus negocios de redes inalámbricas al fondo de inversión Vector Capital. [Telecom Paper]
  • Hitazo o hachazo: Crecientemente, estas parecen ser las opciones en la industria tecnológica. El último caso es de las tabletas Touchpad de HP, que fueron oficialmente discontinuadas a menos de 2 meses de su lanzamiento. Pero no fue el único. [New York Times]
  • Desplazamiento: Por primera vez, China superó a los EE.UU. como principal mercado de PC. Un reacomodamiento que ayuda a entender por qué HP quiere deshacerse de su negocio de computadoras personales. [Wall Street Journal]

Publicidad retro

Si alguna vez alguien se preguntó cómo se hubieran publicitado décadas atrás servicios como Facebook, Youtube, Skype o Twitter, seguramente habría llegado a algo muy parecido a lo que hizo la agencia de publicidad brasilera Moma Propaganda, quien diseñó estas publicidades retro futuras.

¿Hello or bye Moto?

El anuncio de la intención de compra de Motorola Mobility por parte de Google fue no sólo la noticia de la semana sino que compite con el matrimonio Nokia-Microsoft como noticia del año para la industria móvil. Más allá del alto impacto, el acuerdo deja muchas dudas respecto de cuál será la evolución del escenario.

Mucho se habló en estos días de la importancia del portafolio de patentes que pasarían al comprador como resultado de esta adquisición. El propio CEO de Google se ocupó de destacar la relevancia de la propiedad intelectual de Motorola en un post del blog oficial de la empresa. Evidentemente, se trata de un tema no menor por dos motivos. Por un lado, Google viene sintiendo la presión de su competencia que quiere comenzar a cobrarle por el uso de patentes, lo que afectaría seriamente al modelo de distribución gratuita de su sistema operativo para móviles Android. A su vez, y tal cual lo menciona esta interesante nota sobre el rol cambiante de la propiedad intelectual en la industria tecnológica, Google tiene el portafolio más flaco de patentes del sector, con sólo 317. Para ponerlo en perspectiva, la compra de Motorola le reportaría, entre otras cosas, 17.000 patentes asignadas más unas 7.000 pendientes. Claramente, su posición en términos de propiedad intelectual cambiaría radicalmente y no sólo le evitaría realizar ciertos pagos, sino que también implicaría una no desdeñable nueva fuente de ingresos.

No obstante, si el mayor interés de Google por Motorola fuera solamente su propiedad intelectual, se estaría metiendo en una nueva categoría de problemas. Con sus 19.000 empleados (frente a los 29.000 de Google) Motorola es un bocado grande de tragar y digerir. A lo que se suma que implica participar de un negocio totalmente nuevo como es el del hardware. O sea, un súbito crecimiento en tamaño ingresando a un negocio donde no tiene prácticamente experiencia alguna. Se trata de todo un desafío desde el punto de vista del management.

Decir que el negocio del hardware es maldito porque se caracteriza por tener escasos márgenes es discutible. La prueba está en que Apple es una empresa de altísima rentabilidad, la envidia de la industria. También RIM, fabricante de Blackberry, tiene buena rentabilidad a pesar de los problemas que la vienen acosando en los últimos tiempos. Lo que ambas tienen en común es la integración de hardware, software y servicios que hacen que sus productos se diferencien. Por lo tanto, no es el negocio del hardware en sí el que tiene pocos márgenes sino el negocio del hardware comoditizado (en el que están Motorola, Samsung, LG y otros) o cuando esta integración no logra los resultados esperados (caso Nokia o Palm). Por lo tanto, la mera integración de hardware, software y servicio no garantiza resultados positivos.

Claro que si esta integración resulta exitosa, quienes quedarán en una situación incómoda serán aquellos fabricantes que también adoptaron Android, como Samsung, LG, Sony Ericsson, HTC y otros. Razón por la cual se especula con una posible migración de éstos a Windows Phone o, por qué no, a otras plataformas. Por lo pronto, Samsung tiene Bada y se podría especular también con un resurgimiento de Meego, sistema operativo que ya funciona en un smartphone de Nokia, aunque ésta ya anunció que no seguirá desarrollando equipos sobre esta plataforma. Pero podría ser una oportunidad para Intel (hoy responsable de su desarrollo), que de esta forma podría hacer pie en una industria tan esquiva para la empresa como lo es la móvil.

Visto así, se trata de una apuesta riesgosa. Android hoy es la plataforma dominante en el segmento de smartphones. Y si bien puede verse a la operación como una maniobra defensiva (por el factor patentes), terminaría atacando a sus socios que son artífices de esta posición de privilegio. Simultáneamente, obligaría a Google a diversificarse, partiendo desde lo que conoce y le da buenos resultados (servicios y software) para extenderse hacia un negocio que no conoce (hardware) y cuyos resultados no están en absoluto asegurados.

Menos conflictivo parece el hecho de hacerse también en esta operación con el negocio de los set top boxes (STB) que se conectan a la TV y que permiten enriquecer sus contenidos con software y servicios (el terreno en el que Google se destaca). Se trata de un mercado que todavía no tiene dominadores claros y donde Google ha intentado hacer pie con su WebTV, aunque hasta ahora sin éxito. Éste podría ser un camino para instalarse también en livings y dormitorios, un territorio bastante inexplorado aún que promete muchísimas oportunidades.

El hecho de que Google anunciara que mantendrá a Motorola como una unidad independiente permite pensar que no es su intención seguir el camino de Apple. Más bien pareciera que lo que quiere es la propiedad intelectual y un mayor know how en el desarrollo de hardware para móviles. De esta forma, sus smartphones Nexus seguirían siendo modelos de referencia del estado del arte en equipos Android al tiempo que sería una clara señal para sus socios (como Samsung o HTC) de que no es su intención competir con ellos. De yapa se lleva los STB.

De darse este escenario, Motorola podría diluirse lentamente. Despojada de sus patentes y de sus mejores recursos humanos en desarrollo de hardware, pasaría a ser otro fabricante comoditizado, lo que implica un futuro bastante incierto, en el cual no habría que descartar la venta (o remate) de los saldos y retazos de la organización. El tiempo dirá.

Tras los pasos de IBM

Algo olía mal en Dinamarca… El martes 16, la noticia era que la cadena minorista Best Buy quería devolverle a HP 200 mil tabletas TouchPad en stock (sobre 270 mil entregadas). Al día siguiente, Gartner publicó que el mercado de PC en Europa había caído un 19% en el segundo trimestre. Finalmente, el jueves 18 HP tiró la bomba, anunciando el spin off de su división PSG (Personal System Group, responsable del negocio de PC) y declarando que discontinuaba sus productos basados en WebOS: la tableta TouchPad y los smartphones.

Que el fabricante n° 1 a nivel mundial de PC quiera salir de ese negocio habla a las claras de lo difícil que es manejarse en el negocio del hardware cuando este se comoditiza. Algo que vio IBM unos 7 años atrás cuando vendió su negocio de computadoras personales a la china Lenovo. Y el paralelismo con IBM no termina aquí, ya que HP anunció que se dedicará al software y los servicios… Claro que en este caso, IBM le lleva varios años de ventaja.

El caso de WebOS demuestra que muchas decisiones en grandes corporaciones responden más a un espíritu de apostador que al emergente de sesudos análisis. Tan sólo un año atrás, HP pagaba US$ 1,2 mil millones que hoy prácticamente fueron a parar al tacho de basura (habrá que ver el valor de las patentes asociadas ahora que están tan de moda).

Por supuesto, esto no significa que las PC vayan a desaparecer. Al menos, no por el momento. Sin embargo, sí es evidente que están perdiendo su rol estelar en la industria de la tecnología personal para dejar paso a los dispositivos móviles, principalmente los smartphones. También es claro que este es un mercado en el cual los clásicos fabricantes de informática nunca pudieron hacer pie. Algunos dirán que Apple proviene del mundo de las PC. No obstante, nunca fue un jugador de peso sino más bien de nicho.

La noticia de HP es sin dudas un motivo de preocupación para Intel. No porque vaya a perder un cliente importante, sino porque evidencia que el negocio de PC está dejando de ser lo que fue y éste es muy importante para el fabricante de procesadores. Mientras la acción se traslada al mundo de los dispositivos móviles y personales, la empresa aún no puede hacer pie como quisiera en esta nueva era.

Primero los chicos

En el mercado tecnológico, y más particularmente aún en el caso de los celulares, el énfasis comercial suele estar en los dos extremos: en el segmento de consumo masivo y en el corporativo. Así, a quienes suele prestarse menos atención es a las PyMEs (más allá de los recurrentes anuncios), las cuales no siempre cuentan con los recursos económicos y técnicos de las grandes corporaciones. Es por esto que en muchos casos se comportan más como un consumidor que una gran empresa.

Este panorama hace más relevante el anuncio realizado esta semana por RIM de su Blackberry Management Center. Se trata de un servicio online gratuito para PyMEs que les permite administrar centralizadamente, vía nube, sus smartphones, sean propiedad de la empresa o de sus empleados. El servicio está disponible para empresas con hasta 100 Blackberry, utilizando tanto servicios de mail de su propio ISP o aquellos basados en la web como Gmail, Hotmail o Yahoo. La administración remota incluye el backup, bloqueo, borrado de contenidos, reseteo de claves de acceso y restauración de configuraciones y contenidos en equipos reemplazados. En definitiva, funcionalidades ya disponibles para grandes organizaciones, aunque en este caso sin instalar software en sus servidores y sin costo para el cliente.

Esta iniciativa marca también la estrategia diversificada de RIM en momentos en que la lucha por el mercado de smartphones es intensa. Apunta a mantener su posición dominante en el segmento de empresas, llegando más abajo en la escala. Y aporta diferenciación en momentos en que propuestas más sexies pensadas para consumidores comienzan a impactar en usuarios profesionales. Simultáneamente, no descuida a sus clientes del segmento consumidor, con varias acciones basadas en su plataforma de mensajería instantánea BBM, a la cual estaría por agregársele un servicio de streaming de música. El tiempo dirá si esto es suficiente.

Linkeando

  • Replanteando la WebTV: Esto es lo que están haciendo diversos servicios que ofrecen, en forma gratuita, acceso legal a contenidos de la TV. Básicamente, se viene un replanteo de las ventanas de tiempo, diferenciando entre suscriptores pagos y gratuitos. [Read Write Web]
  • Salto de calidad: En una movida que favorece a los contenidos originales antes que a la popularidad del sitio, Google introduce cambios en su forma de presentar resultados. Claro que algunos sitios de alto tráfico sienten el impacto. Todo sea por mejorar la calidad de los resultados. [ADSL Zone]
  • Servicio a la comunidad: Con la tendencia a los abonos de datos con tope de tráfico, resulta interesante analizar las tablas del consumo del mismo en función de la actividad online realizada. Cortesía del regulador de las telecomunicaciones de España. Igualito que en Santiago… [CMT Blog]