Tierra on Fire

La política oficial de incentivar la producción de productos tecnológicos en Tierra del Fuego anotó esta semana dos importantes goles: la confirmación de que tanto HP como RIM (fabricante de los Blackberry) comenzarán a producir en la isla a través de las empresas locales autorizadas.

Los anuncios no sólo responden a obtener las ventajas fiscales para quienes “argentinicen” sus productos sino también a evitar el freno a las importaciones como consecuencia de la aplicación de las licencias no automáticas, así también como la más reciente imposición, para determinados productos, de tener que exportar para poder importar.

RIM producirá sus smartphones a través de Brightstar, quien ya lo hace para Motorola, Samsung y LG, mientras que HP lo hará con Newsan. HP promete producir 214 mil portátiles en 2012 y 341 mil en 2013. Por su parte, RIM se comprometió a producir 750 mil smartphones durante el primer año

En el caso de RIM, según un comunicado del Ministerio de Industria, la producción en la isla permitirá sustituir importaciones por US$ 200 millones en el primer año. Sin embargo, esto no será tan así, ya que al no haber una industria local componentes, los mismos deben ser igualmente importados. De hecho, se estima que el 90% del costo de cada smartphone corresponde a bienes importados. De ser así, la sustitución de importaciones no será de tal magnitud. Sí puede esgrimirse como ventaja la creación de puestos de trabajo en la provincia promovida: 300 en el caso de RIM y 250 en el de HP. Claro que en este caso se puede debatir si el costo de la creación de 550 empleos no es muy alto para los consumidores argentinos en su conjunto.

Desde el punto de vista del mercado local, el anuncio de RIM no debe ser una buena noticia para sus competidores. Como surge de la información del primer semestre, RIM logró el 40% del mercado de smartphones a pesar de los mayores costos emergentes de su importación. Produciendo en Tierra del Fuego, es de esperar que el costo de los Blackberry descienda, lo que haría a éstos aún más competitivos localmente.

Compartir

    4 Responses to “Tierra on Fire”

    1. No entiendo el razonamiento de la frase “De hecho, se estima que el 90% del costo de cada smartphone corresponde a bienes importados. De ser así, la sustitución de importaciones no será de tal magnitud. Sí puede esgrimirse como ventaja la creación de puestos de trabajo en la provincia promovida: 300 en el caso de RIM y 250 en el de HP. Claro que en este caso se puede debatir si el costo de la creación de 550 empleos no es muy alto para los consumidores argentinos en su conjunto.”

      ¿Lo que quieren decir es que es mejor que los argentinos paguemos al exterior el 100% del costo de cada smarphone que paguemos el 90% y tengamos 500 puestos de trabajo más?
      Saludos.

    2. Son dos cosas distintas.

      Por un lado, no hay sustitución de importaciones por US$ 200 M, ya que aproximadamente sólo el 10% del valor de los equipos surge de costos locales. En ese caso, serían sólo US$ 20 M los sustituidos. Los US$ 180 M restantes, seguirán siendo importaciones.

      Lo de los puestos de trabajo hay que verlo desde la perspectiva de las degravaciones que las empresas tienen por producir en la isla sumadas a los mayores precios que pagan los consumidores como consecuencia de las barreras arancelarias. En los celulares esto no es tan fácil de ver, porque uno compra equipos que tienen un componente de subsidios por parte del operador. Pero en otros electrónicos (caso TV, por ejemplo) el precio es casi el doble del que se paga en países con políticas distintas. Ese mayor precio es lo que los consumidores pagan para que se beneficien unas muy pocas empresas (te recuerdo que ni RIM, ni Motorola, ni Nokia, ni ninguno de éstos nombres fabrica directamente en TdF sino que lo hacen a través de unas pocas empresas habilitadas, caso BGH, Newsan, Brighstar y otras).

      El tema es largo y complejo como para tratarlo acá. De todos modos, si buscás en Internet encontrarás mucho material que te podrá dar más detalles como para que saques tus propias conclusiones.

      Obviamente se trata de un tema discutible, aunque lamentablemente no se lo discute demasiado.

    3. Enrique:
      Si mal no recuerdo, hemos pagado el doble, y mas, que en otros países en épocas en que se importaba libremente (Menem).
      Yo compré un cámara reflex en New York que en Bs. As. estaba ¡a tres veces el precio! y esto es solo un ejemplo que ahora me viene a la mente. Si me pongo a pensar tengo legión de los mismos casos con varios países extranjeros.
      Así que lamento decirte que el con el tema de las políticas distintas no me convencés. Por que ya las tuvimos y fue lo mismo en precios y terriblemente peor en el empleo.
      Te cuento una más, en los noventa cuando subía el petroleo internacionalmente, con YPF en manos de Repsol, acá subía en forma inmediata, Pero cuando bajaba, los gerentes de Repsol hablaban de “resistencia a la baja” y el precio se quedaba alto. Si bien no es del rubro, es bueno para entender ciertas “políticas”
      Saludos.

    4. Manuel,

      Por lo que decís, llego a la conclusión de que el problema somos nosotros, independientemente de las políticas. Estamos en el horno entonces…

      De todos modos, no hay que confundir importar libremente con importar libre de impuestos. Y éstos pueden tener sólo un fin recaudatorio o de política industrial. Particularmente, en el caso TDF lo que no me cierra es que no haya una política complementaria de desarrollo de proveedores locales, ni metas de exportación. Me parece muy bien incentivar el desarrollo de una industria, pero creo que debería hacerse pensando en que en algún momento esta pueda competir internacional o regionalmente. Si no, cuando se acaban los beneficios se acaba la industria (como ya sucedió en la misma TDF tiempo atrás).

      Igualmente, dejame aclararte que no es mi intención convencerte de nada, sino expresar mi punto de vista.

      Gracias por expresar tu opinión con fundamentos y con respeto.

      Saludos

    Dejar un comentario




    Security Code: