La lucha por el móvil

 

Ya que mencionamos el poder de las plataformas tecnológicas, una sorda guerra se está desatando en el ámbito de las comunicaciones móviles. Especialmente luego de que durante la semana se conociera que Nokia compró la participación que aún no tenía en Symbian a otros fabricantes (como Sony Ericsson, Samsung) por US$ 410 millones. Si bien con esta compra Nokia dejará de pagar por licencias de este sistema operativo para celulares (que le costó US$ 250 millones el año pasado), lo que impulsa la movida es la creciente competencia por dominar el software de los equipos móviles en los próximos años. Se trata de una batalla de la cual participan varios actores, como Android de Google, Windows Mobile, Apple, Blackberry y variantes de Linux.

 

Esta diversidad de plataformas atenta contra el desarrollo de la industria móvil, ya que operadores, fabricantes de terminales y generadores de contenidos deben atender a una plataforma muy fragmentada, lo que multiplica los costos y reduce la capacidad de desarrollo. Lo inverso a lo que sucedió en el mundo de las PC con la estandarización de facto alrededor de Windows. Una estandarización en una plataforma permitiría, además, mejoras en las interfaces, las cuales serían más consistentes que en la actualidad, facilitando la vida de los usuarios.

 

Por supuesto, esto conlleva el riesgo de que haya abusos de posición dominante en el mundo de los celulares. Por este motivo, con la compra, Nokia anunció la creación de la Fundación Symbian que hará que el sistema operativo esté disponible bajo un modelo de licenciamiento de fuente abierta. La Fundación será liderada por El Concejo de los Diez, del que formarán parte Nokia, LG, Motorola, Samsung, Sony Ericsson, AT&T, DoCoMo, Vodafone, STMicroelectronics y Texas Instruments.

 

Se trata de un camino (el del open source) ya explorado por Google con su Android, aunque cuenta con la ventaja de tener a varios pesos pesados detrás. Tantos nombres deberían lograr una necesaria unidad alrededor de una plataforma común. El tiempo dirá si se trató de una movida exitosa o si simplemente se creó una organización burocrática o, peor aún, dependiente de Nokia.

Compartir

    Dejar un comentario




    Security Code: